viernes, 13 de febrero de 2009

¡¡ Felicidades Jose Mari !!


Muchos besos y ¡a seguir disfrutando!

jueves, 12 de febrero de 2009

Cenicienta entre 6 millones de otros

Este último miércoles fui arrastrada por Marga a una exposición en la ciudad del Sena. En realidad, no hubo mucha oposición por mi parte; el asunto parecía interesante: un periodista, la vuelta al mundo, 40 preguntas para 5000 entrevistas y 3500 horas grabadas en video, (no, no nos vimos todas). El resultado se presentaba entretenido: "6 milliards d'autres, comment ça marche?", y nada menos que en el mismísimo Grand Palais. Esto siempre presenta confusión, ¿cuál de los dos palacetes que nos encontramos es el "Grand" y cuál el "Petit"? Yo ya lo veo fácil, (hoy, seamos sinceros, que ayer dudé). Si llegas desde Le Pont Alexander III, es el que queda a tu izquierda. En cambio, si llegas desde Les Champs Elysées, queda a tu derecha. Y aún más fácil, Wiston Churchill acompaña el lado del "Petit", y el general Charles de Gaulle acompaña el lado del "Grand". (¿Paradoja?). Estoy segura que ya no os perdéis.

Las cinco de la tarde y yo no sabía muy bien cómo prepararme para el evento, no es que sea muy difícil, es un simple museo, pero acudir a uno de los barrios más pijos de París, acompañada de Marga que se pone como un "pincelito" para ir a trabajar, (y de la que no comentaremos su procedencia madrileña, !pero vaya¡). De negro y con tacones, nunca falla.

Entramos sin esperar cola, porque aún debe haber gente que no conoce el maravilloso mundo llamado "Internet", y su opción de "compra anticipada", que estoy dispuesta apostar que ya lo tienen hasta en el parking de la Vaguada.

Un paragüas con miles de retratos parlantes te recibe, para que tú te cobijes y empieces a entender las diferencias que hay, no sólo, entre culturas, sino entre países de la misma. Le Grand Palais, majestuoso por fuera y diáfano por dentro, ha sido decorado con chamizos de colores que animan su estructura de hierro y sus paredes blancas. Cada color te sumerge en algún concepto abstracto que, al final, acaba difuminándose en varios: Philosophies en Dieu, Nature, Progrés...o Rupture en Guerre, Pardonner. Debo reconocer que me costó un poco centrarme en el tema. Miles de retratos te cuentan qué piensan, mientras tú no paras de preguntarte en cuál de esos rincones del Palais se sienta Karl Lagerfeld a dirigir sus desfiles, si es que se sienta.

Entrar en algunas de las cabañas era toda una hazaña. Pues Marga y yo nos decidimos, nada menos, que por la de la guerra, la del genocidio de Ruanda...¡si es que somos de un alegre! Ahora, si me tengo que quedar con una creo que mi elección es clara: "Rêves d'enfants" (Sueños de niño).
¿Y que niña no ha soñado alguna vez con ser Cenicienta por una noche?, o por tres minutos, como lo fui yo. Comentando lo que nos parecía la exposición, nos disponiamos a salir, cuando el tacón de mi zapato decide quedarse atrapado en la puerta de Le Grand Palais...¿y qué hago? Mi padre siempre dice que ante todo debo comportarme como una señorita. Así que nada, esperar. Al final, un caballero parisino se agachó y me devolvió el zapato...pero en la vuelta a casa, ni carruajes ni príncipe, en Metro y con tu compañera de piso...eso sí, ¡estuve en casa antes de medianoche!


Nota*: Las fotos han sido cedidas por Marga!

martes, 10 de febrero de 2009

La práctica prueba la teoría

Si echamos un vistazo a las entradas del blog, podemos comprobar que no soy muy partidaria de publicar las soirées y noches de fiesta a las que asisto, no es que no merezcan la pena, (algunas son realmente buenas), pero igual que la resaca queda reservada para algunos, las causas de la misma, para aquellos que sean capaces de recordarlas.

Esta vez no se trata de relatar las peripecias de una "noche de cerves" como cualquier otra, sino de probar una teoría: Yo no me lío, a mí "me lian".
Sábado y los cuatro tirados en Nation. Cada uno de nosotros con una idea muy concreta de lo que debería ser su noche. Marga habla de un par de cervezas en cualquier sitio y de vuelta en la cama como muy tarde a las 02:oo, hora ya intempestiva para Gonzalo y Marta, quienes han decidido ponerse a prueba y ahorrar para conseguir los cascos de Philips de la Fnac. Esta segunda propuesta de no salir no es contemplada por Ivan, quien anima a tomarse la primera en casa y salir a echarse unos bailes, (sí, aunque cueste creerlo, se puede salir a bailar en París).
1. Los primeros en confirmar la teoría son:
a. Marga
b. Ivan
c. Gonzalo y Marta, que no se lian sino que "les lian", y acaban saliendo por la puerta a paso ligero y corriendo los primeros detrás de un RER de tren corto.
2. La teoría queda probada una vez más cuando:
a. Gonzalo y Marta siguen al pie de la letra la imposición de la noche: Una ronda por cabeza.
b. Ivan acude a por...¿la tercera ya?.
c. Marga sigue brindando una vez tras otra, sin mirar el reloj y al final se le pasan las 02:00 y las 03:00...y que "la han liado" en el Hide Out.
3. La última prueba irrefutable de que esta teoría es cierta llega cuando:
a. Marga y Marta se animan a "turistear" y a no parar de hacer fotos.
b. Gonza se resiste a volver a casa.
c. Ivan se anima y se olvida de ir a cualquier local donde la música se pueda bailar, ¡si es que "le lian"!.
Pero digo yo una cosa, ¿no os gusta más esta teoría que las leyes de Murphy o cualquier otra? Si todas pudiesen ser probadas con una pinta en la mano, rodeada de amigos y brindando, una vez tras otra, como si el resto del local no fuese contigo; creedme, yo me apunto a todas.
Respuestas correctas: 1.c), 2.c), 3.c).

viernes, 6 de febrero de 2009

Momentos de visita (I)

Champ de Mars (París 2008)



Jardin du Luxembourg (París 2008)

Arc de Triomphe (París 2008)


Muro de Abbesses (París 2008)

Jardin du Luxembourg (París 2008)

jueves, 5 de febrero de 2009

¡¡Felicidades Yolanda!!

Muchas Felicidades en el día de tu cumpleaños y que disfrutes tanto como puedas de esos "treinta y pocos" que hoy te caen. Un beso enorme.

miércoles, 4 de febrero de 2009

Le Panthéon

Hay gente que dice que todos los días se va a la cama sabiendo algo nuevo. Yo, si os digo la verdad, hoy no he aprendido nada (y eso que he ido a clase). Lo que sí puedo asegurar es que con cada visita que recibo, descubro algo nuevo de París. En este caso, os llevo de paseo turístico al Panthéon...y ¡con entrada gratuita!

Situado en el centro del Barrio latino, cerca del jardín de Luxemburgo, fue una Iglesia dedicada a Santa Genoveva hasta 1791, momento en el que es transformado en templo republicano para honorar la memoria de los hombres ilustres de la nación. Así, la Asamblea Constituyente lo convierte en un mauselo para los "grands hommes de l'époque de la liberté française".

Los primeros que nos reciben en la cripta donde se encuentran todos ellos son los ilustrados Voltaire y Rousseau, ambos enfrentados. Después se da paso a un laberinto de pequeñas salas( bien iluminado, que si no, una servidora no se plantea ni entrar), donde podemos encontrar los cerca de 80 personajes aquí enterrados: Alexander Dumas comparte cuarto con Victor Hugo y Émile Zola, mientras Lagrange espera compañero de habitación. (Aunque algunas, como mi tía, aseguren que el citado matemático se encuentra en el cementerio que habíamos visto la mañana anterior, y yo le esté señalando con el dedo su nombre en una tumba que venía hasta con foto).

La primera mujer enterrada en Le Panthéon fue la galardonada con dos premio Nobel, Marie Curie, trasladada aquí junto a su marido Pierre en 1995.

Dicen que desde lo alto de su columnata, se descubre un panorama único sobre París a 360º, pero en invierno permanece cerrado.

La arquitectura del siglo XVIII es de tipo neoclásica, aunque su ornamentado interior de mármol resulta un tanto tenebroso. Es en esta primera planta, donde se encuentra el famoso péndulo de Foucault que se utiliza para demostrar la rotación de la Tierra, y que permite además, conocer la latitud del punto donde se encuentra sin necesidad de observación astronómica. La explicación que te ofrencen en los folletos es muy concisa, pero para que nos entendamos, es una pelotita dorada brillante muy mona que se mueve de un lado para otro, y que yo recomendaría ver en pocos minutos, porque después pierde su encanto. ¿El motivo? Porque las condiciones atmosféricas no son las ideales y tiene que existir una correción, que en este caso consiste en un hombre con chaleco negro y walkie-talkie, que se acerca al péndulo y le da un empujón, para que siga la "demostración científica". ¡Eso llevo queriendolo hacer yo desde que he visto la bolita con el mismo movimiento!



martes, 3 de febrero de 2009

Para la "princesita" de Madrid

¡¡ FELICIDADES IRENE !!

video