martes, 30 de junio de 2009

Sala Richelieu (Musée du Louvre)

Esta mañana he decidido hacer frente a uno de mis miedos: Entrar en un museo sóla, y pararme más de un minuto con las obras más importantes (que vienen a ser veinte, que una cosa es enfrentarse, y otra cogerle aún más respeto a una sala de exposiciones). Me lo he planteado de la siguiente forma: Una visita light, sin mirar el reloj y sin IPod (esto es romper moldes). Escogida una de las tres salas del Musée du Louvre, la situada a orillas del Sena denominada Richelieu, he comenzado el recorrido.

Caminando con mi mapa por las miles de galerías (esto no tiene más que salas; la 90, la 86, la 86bis, la B y la b...¿y otra vez la 90?), he evaluado mi aventura cultural del día y la cosa me ha quedado clara: No es necesario enterarse del ¿por qué?, ¿quién?, ¿cómo? o ¿cuándo? de cada obra, vale con mirar el rótulo general de la zona: Sculptures, Mesopotamie, Renaissance o Peintures allemandes / hollandaises, y totalmente centrada en lo que procede. Punto.

Y cuando ya has subido y bajado quinientas veces por unas escaleras que parecen las mismas, pero no, te das cuenta que el Louvre tiene que verse por fuera, por dentro, y desde dentro hacia fuera.

domingo, 28 de junio de 2009

Fiesta del Orgullo Gay à Paris

Fuera del debate sobre si la igualdad entre heteros y no heteros necesita de un día dedicado especialmente a ellos, ayer se celebró en París la Fiesta del Orgullo Gay. Y allí que fuímos. En realidad, el único interés que teníamos era tomar unas cañas (ya empiezo a retomar la jerga madrileña que tanto me gusta), y disfrutar de las calles abarrotadas de gente; cosa que si vives aquí durante un año, aprendes que tal cantidad sólo se ve en las noches más exclusivas de la capital francesa.

Era una fiesta para ver y dejarse ver. Para nosotros lo primero, para más de la mitad lo segundo. Las banderas multicolor adornaban, no sólo los cuerpos de los protagonistas, sino todo el barrio judío de Le Marais. Eso los que se engalanaban para la ocasión, porque bastantes de ellos consideraron que un par de tacones y un tanga de leopardo era el atuendo perfecto, ¡total, el verano ya llegó!

Al principio todo te parecía gracioso y pintoresco, pero a mitad de la noche la cosa empezaba a ser frustrante. Tal concentración de chicos, todos con un estilo perfectamente estudiado, y ver que el único que ligaba, y no poco, era Ivan. Ahí es donde casi pierdo la cabeza. Y no, no por esto, ni por "la loca" que se aceraba a mí gritando "¡miradme, miradme!" cuando el que tenía que mirar por donde iba era él; sino por una banderita muy mal situada en la mano de otra, que si no es por mi compañera de piso, mi rostro acaba como escudo de armas en el símbolo del orgullo gay por excelencia.

Tributo a Michael Jackson (no podía faltar). Foto aquí, foto allí y me despido para seguir un par de calles abajo con mi compañera de facultad y terminar descansando la vista ante tanto impacto visual por el derroche de color en el quai del Sena.

Y nosotros que pensábamos que llegabamos tarde...


video

domingo, 21 de junio de 2009

¡¡ Feliz Cumpleaños Juani !!


sábado, 20 de junio de 2009

¡¡ Feliz Cumpleaños Carol !!

video

martes, 16 de junio de 2009

¡¡ Felicidades Isabelita !!

video

domingo, 14 de junio de 2009

Sorpresa para la resaca dominguera


¿Y quién nos diría a nosotros que la idea de salir con la casa a la calle iba a ser copiada un par de días después, no sólo por nuestros vecinos, sino por todo el barrio?
Plagio descarado. Exigimos derechos de autor.

Creo que la actitud a la que más nos acogimos todos fue "La boca abierta", ya sea cuando salimos por la puerta del immueble, en pijama (como una servidora) y comprobamos cómo habíamos sido invadidos por la mitad de la población de París, o cuando intentas abrir la ventana y vuelves a llevarte la sorpresa. ¡Nuestra terracita se ha convertido en un puesto de rastrillo!

Te miran de los pies a la cabeza, como si fueses un objeto más en venta, ¡qué curioso una chica con cara de dormida y pijama de estrellitas! No te queda otra, aguantas el tipo sonriendo y repitiendo bonjour a todo el que se para y se fija en el nuevo artículo del mercado. Y es que, tanto la salida de la casa como nuestro balcón, se habían convertido en uno de los puestos de la feria de domingo.

sábado, 13 de junio de 2009

Ampliación de la casa: La terracita

El tan ansiado Sol llegó a París este fin de semana, y tal acontecimiento debe ser celebrado: Nos echamos literalmente a la calle. Cansados de ver como todos los cafés y bares de la ciudad se mantienen ocupando espacio público durante todo el año, nosotros creemos que también pagamos impuestos y, por tanto, podemos exigir calle.

Sin contar con la aprobación de la dueña de la casa, dejémosla tranquila con su esposo en Irlanda, procedimos a extender el dominio de Chez Nation. Una mesa, unas pocas sillas y unas velitas después...¡Ahora tenemos terracita! Y es que cuando los "machotes" de la casa se ponen a crear, les sale la vena romántica y nos montan una cena a la luz de las velas que llegó a levantar pasiones en el barrio. No exagero. En veinte minutos se nos habían colocado alrededor, dos grupos de personas tomando una copa de vino, ¡estuvimos a punto de sortear a quién de nosotros colocábamos para pedir DNI y cobrar entrada!


Nota aclaratoria: El momento fotografiado es el previo al desarollo de la cena, con las cervezas, el queso manchego, el jamón ibérico...Ya que nos ponemos a dar envidia, lo hacemos bien. Además, teníamos que dejar claro de dónde venimos.

miércoles, 10 de junio de 2009

El mundo secreto de un frigorífico

¿Cuando la rutina en casa dura ya varios días, y esos días parisinos empiezan a terminarse vosotros no os ponéis nerviosos? Nosotras sí. De ahí que decidiésemos salirnos de ella y ¡cocinar pollo asado con verduras! Debido al problema que tenemos con el cálculo de comida decidimos hacerlo fácil y comprar una pieza suelta por persona.

Y es en el momento de ordenar la compra, cuando dichos muslitos lloran y dicen que ellos ahí, no entran. Asombroso descubrimiento: Hay vida dentro del frigorífico.

Pues ya que estamos en marcha, ¡vamos hacer limpieza! Rápidamente te das cuenta de que un frigorífico erasmus es como una casa del lujoso barrio de Wisteria Lane, preciosa la primera línea y un desastre cuando entras a fondo. No por comida basura precisamente, que la hay, sino por nuestra manía de reciclar de todo. Para sacar las estanterías, obvio, hay que desocuparlas. Pues no hacía falta. Una pequeña orden y los huevos salían desfilando sólos, y el puré de calabaza sacaba una sonrisa que delataba lo que estaba pensando en ese momento: "¡Por fin salgo de este encierro eterno!". Las manzanas parecían haberse vestido con la colección otoño-invierno de Missoni, con ese juego de marrones y morados, ¡y yo qué se que más colores! Pero es cuando vemos una placa de hielo que podía haber roto dos Titanic, cuando nos ponemos severas y decidimos que es mejor no revisar y dedicarse a tirar lo que no esté perfectamente cerrado. Esto nos pasa por meter mano en estantes ajenos, además de en los propios. Y espérate que mañana iremos con los armarios...

domingo, 7 de junio de 2009

¿Os hace una de Velib'?

Las tantas de la madrugada, cruce de miradas y conexión mental entre las chicas de Nation. Sí, esta noche tenemos que acabar en Velib'. ¿La excusa? Acompañar hasta Bastille a Ivan, que por mucho que se lo hemos repetido veces, se resigna a mudarse a la mejor casa de París. Afirmación que no sólo hago yo, sino todo aquel que tiene el privilegio de disfrutar de una soirée en ella.

La capital de la moda sí, pero de la que creamos nosotros. Algunos decidieron que el pijama podía pasar por un traje con raya diplomática, y otras querían poner el estilo hippy de los 70's otra vez a la última, (ahora que lo pienso más bien se acerca al estilo "vagabundo", por lo de los pies descalzos).

video