viernes, 31 de diciembre de 2010

Un año en resumen



Porque yo cierro el año bien. Lo cierro como todos, pero en mi caso coincide que sumo uno más a mi archivo personal. Ya os lo he dicho alguna vez, yo molo mogollón y brindo esta noche por mí, y por los que me acompañan. A mí eso de que se acaba el año no me va, yo celebro que me llega uno que estrenar. Y también soy muy chula, si entra un año impar, yo lo hago par. Y punto pelota.

Un año para olvidar muchas cosas, yo no digo que no. Pero también para recordar que nos despedimos siendo Campeones del Mundo. El año en el que me decidí e hice mis primeras croquetas, porque para irse a Argentina no necesitas tanto valor. Un mes de diciembre en el que no escribí Christmas, sino que los envié vía email y firmaron por mí. Pero mis mejores deseos permanecerán siempre. Un año en el que aluciné viendo una ballena a diez metros, y vi un tucán de verdad mientras descansaba las piernas en un autobús sudamericano. Un año en el que volví a enviar postales a mis amigos y familia, mientras ellos conseguían llenar mi puerta con las suyas.

Un año en que, por una vez, quise ser reportera deportiva y llamarme Sara. Doce meses para ver como mi prima más pequeña pasaba de llamar mi atención con una palabra indescifrable, para hacerlo con un perfecto ¡Marta ven! O para ver cómo mi padre no caía, sino que se ponía el delantal y lo volvía a colgar al final. Y ver a mi madre coger un avión durante más de 12 horas, sólo para venir a verme. Un mes de junio para ver cómo es mejor dejar el Spinning para otros, o ponerse encima de la blanca, la roja. Pero quitarse la primera, nunca. 

Un año para quemar la cámara que me regalaron mis tíos y salir en portada. Un mes de julio para ser víctima del overbooking y de la aduana norteamericana. Existe, no es un invento. Un marzo para bailar en el famoso Marilyn de Roma y un octubre para hacerlo en Caix, con el Río de la Plata detrás. Un año para poner más chinchetas en mi mapamundi particular, y recordar con nostalgia las que ya pusiste. Un verano para reírse a carcajadas con Toy Story 3 y pedir a quien haya allí arriba que Pixar no entre en quiebra en la vida. Un mayo para levantarse a las 06am y despedir al reparto de Lost, y un abril para escaparse a Sevilla.

Un año para hacerme adicta a la Blackberry y para ver a mis amigas ilusionarse por algo. Sí, un año en el que te despides de alguien, pero te das cuenta que sigues sin quedarte sólo, porque tú coleccionas mejor que nadie y sabes que tus cromos no son transferibles. Y algunas de esas despedidas, en realidad, van acompañadas de un nos vemos.

Un año en el que posé con un vestido de flores y un árbol de Navidad detrás. Además, estrené dos ordenadores y una cazadora de cuero que te mueres. Un noviembre para ponerse el bikini y bañarse en una piscina al aire libre. Y un enero para morirme de la risa con Spamalot. Una Semana Santa para volver y recordar, y no olvidarte de ella nunca. Para fotografiar.

Un viaje que compartí sólo con mi mochila, y en el que vi el mar Atlántico desde el otro lado. ¡Y en el que me obligaron a vestir otras camisetas! Un año en el que entrevisté a Gabilondo y fui a mi primer concierto de La Pegatina. Un año universitario para continuar con mi adicción al café y al cotilleo generalizado. Un día para pisar también Brasil, y muchos para conocer a más familia aún. 

Un año para seguir cultivando mi obsesión por todo producto televisivo creado por los yankees, y que aumenta más si cabe, la complicidad con mi hermano. Por eso, resumo con un vídeo (o vidéo, que también he aprendido un castellano paralelo): una serie que me acompaño en las siestas de verano en mi habitación y la canción favorita para mi 2010, porque con ella vuelvo al que fue mi rincón durante cinco meses.

lunes, 6 de diciembre de 2010

Pilota

Un paseíto hasta el Congreso de Buenos Aires para celebrar el cumpleaños de la tía Pili, para no olvidarnos tampoco de que hoy también es el día de la Constitución. Que digo yo una cosa, no entiendo por qué quiso esa tal Constitución nacer el mismo día que tú, que ganas de fastidiar digo yo, o de querer compartir contigo su día, que lo veo más acertado. Como me pasa a mí, que no se la gente qué ganas tiene de celebrar mi cumple por todo lo alto todos los años.

¡Felicidades!




PD: Tu sobrina es muy tonta y se ha ido a captar la instantánea sin cámara de fotos, y menos mal que mi compañero llevaba un móvil de una generación buena, porque si no, me veo en la cocina de la residencia. Es lo que tiene la perspectiva de dos exámenes mañana. Siento la calidad, la intención está. Y siento mis pelos, no he podido hacer más


domingo, 5 de diciembre de 2010

Las primeras

Señoras y señores, y redoble de tambores...Tengo el placer de presentaros a las señoritas más chulas de toda la residencia: ¡Mis primeras croquetas de la abuela!


La receta me la chivó mi madre, que la ciencia difusa conmigo nunca ha funcionado. Yo soy experta en presentarme a exámenes de 30 temas, dejarme dos, -los dos más simples y que es imposible que los pregunten-, y caerme esos dos. Tal cual, tengo testigos.


Los ingredientes y las medidas un poco como a mí me ha parecido y como el bote de leche ha querido, que me ha dado por merendar un café y la he liado. Y presión también, que entre lo que había dicho aquí y lo que yo siempre espero de ellas, me temblaba hasta la mano al ir echando la leche en la sartén. Casi se me olvida la sal, dudaba con la pimienta, porque mi madre lo había incluido en ingredientes pero no en el modo de preparación. Pero ahí estaba yo, con mi alegría por el nuevo proyecto.


Y aquí están, no como las de mamá, pero han gustado. Y eso que he pregunto como veinte veces, ¿pero de verdad están buenas?


Autopromoción

Si no te quieres tú, no te quiere nadie. Al menos eso es lo que dicen las revistas de moda que yo, de vez en cuando, estudio. Aunque ya estoy perdiendo el vicio. Así que, me voy a promocionar yo misma.

Hace unos días Marga, que os sonará de París, me pidió colaboración para un artículo sobre las Cataratas de Iguazú. Mi ayuda consistía en el material gráfico que mi estancia en Argentina me había permitido recopilar. Y que culta me ha quedado esta frase. Pues eso, que acepté y le envié algunas de las que ella me había pedido y la redactora decicidió publicarlas todas. Con mi nombre además, que es genial. Y en portada.

Pasaros por el enlace y echadle un vistazo. Y si os gusta, valorad: arriba a la izquierda. ¡Gracias!

















sábado, 4 de diciembre de 2010

Capturada

De periódicos digitales parece que va la cosa esta última semana. Primero fue la publicación de mis fotos sobre las Cataratas de Iguazú en la edición digital de El Mundo, y ahora me toca salir en el diario deportivo argentino Olé. Esta vez no disparo yo, sino que me ha tocado a mí ser la víctima de esa captura. Y es que al diario no se le ocurrió otra cosa que tomar imágenes de la grada de La Bombonera justo en el partido en el que yo me estrenaba. ¡Busca a Wally!






lunes, 29 de noviembre de 2010

Una mascota llamada Juan Carlos

Una nunca sabe lo que se va a encontrar, o si una escapada ya ha terminado o aún queda algo por ver. Filosofía barata y que oímos mil veces sí, pero aplicable a mi estancia en Argentina. 


Uno de los muchos episodios de los que hablo es la mañana en la que conocí a Juan Carlos. Y no estoy hablando del Rey, por mucho que él también pasase unos días en Mar del Plata, compartiendo discursos con la Kirchner. Se trata de un lobo marino, o león, nunca me entero de cuál es la diferencia entre ellos.

Ya habíamos dado una vuelta por el puerto, cuando nos detuvimos a ver cómo recolectaban el pescado conseguido esa mañana. Por pararse cinco minutos, nada más. Por no meternos de nuevo en el coche, que ya teníamos el culo plano. La sorpresa fue darse la vuelta y conocer a la mascota de los pescadores, Juan Carlos, grandote y tranquilo. Educado, por cierto. Sabía cuando tenía que posar y cuando podía recostarse. Si llegaba un cajón de pescado, él se levantaba y esperaba hasta estar seguro de no estorbar. Y así, pasaba su mañana.








jueves, 25 de noviembre de 2010

Mari Carmen

Una vez escuché, no se dónde, quizás en alguna película, que alguien le preguntaba a una chica: ¿con quién quieres estar cuando todos tus sueños se cumplan? Está claro que tú no podrías faltar nunca, porque si no, no sería en realidad un sueño cumplido. Desde el Puente de la Mujer, como no podía ser de otra forma, te deseo un muy feliz cumpleaños y que disfrutes de tu día, tanto como de los demás.

miércoles, 24 de noviembre de 2010

Alejandro

Desde la fragata Sarmiento, anclada en Puerto Madero y que sólo sale a navegar para dar la vuelta al mundo con los nuevos marines, un beso enorme y un muy feliz cumpleaños lleno de cariño.


lunes, 22 de noviembre de 2010

El tío Andrés

¡Qué sorpresa nos llevamos en Mar del Plata! Nos encontramos un montón de leones marinos y focas por la playa. Así que, aunque tú no percibas el paisaje de la costa argentina, es éste...a veces no hace falta llegar a mirar el horizonte. ¡Muy feliz cumpleaños con un beso y un abrazo enorme!

jueves, 18 de noviembre de 2010

Raquel

Desde el océano Atlántico, pero desde el otro lado y boca abajo, un Muy Feliz Cumpleaños con todo el cariño que pueda enviar desde aquí. La instantánea está tomada desde Mar Del Plata, a 400 km al sur de Buenos Aires, donde he venido a pasar unos días con mis padres.

sábado, 6 de noviembre de 2010

Primera apuesta perdida

No apostéis. Mira que no me gusta empezar los textos con esta particula negativa, pero las circunstancias me lo exigen: no apostéis. Y menos si decides hacerlo contra dos expertos de las cartas y tú acabas de conocer ese juego llamado Truco. Es como el mus, pero con una carta menos. Se puede jugar en pareja o en sus múltiplos. En el primer caso lo controlo, en los demás, se me va un poco de las manos. Tiene señas, envidos y puntos, no hasta 31 pero sí hasta 33.

Pues bien, yo que soy muy chula, que para eso soy de Madrid y punto pelota, acepté sin pensarlo el reto de emparejarme con Juli (mi compañera de cuarto), y jugar contra dos chicos del sexto, Mariano y Juani. Maldita hora en la que dije que sí. No por perder, sino porque hacerlo contra ellos se vuelve insoportable. Me recuerda una tarde en Benalmádena viendo pasar barcos y mi tío Vidal diciéndoles adiós, que a todos tenía que despedir y en todas las partidas. Nuestra apuesta: una cena. Aquí se juega por comida.

Hamburguesas caseras con champiñones y cebolla caramelizada. De postre, frutilla con chantilly. Fresas con nata vamos, pero queda como más cuco decirlo al modo argentino. Lo más divertido fue conseguir trasladar todos los platos desde el primero hasta el sexto en el ascensor con cuatro manos disponibles, porque los señoritos no iban a moverse. Para la merienda de dulce y salado que perdimos al pedir la revancha, necesitaremos más infraestructura.

viernes, 5 de noviembre de 2010

Restos de historia



Que Néstor Kirchner se fue, lo sabemos todos. Da igual el lado del Atlántico que te haya tocado, un titular o imagen ha llegado seguro. Aquí llevan dando vueltas con el tema no se cuántos días, yo ya no miro televisión. Todo es lo mismo: Kirchner.

La noticia me sorprendía la mañana del miércoles feriado. Un día festivo porque toda la población debía censarse y se había decretado la prohibición de apertura de cualquier negocio antes de las 20h. Aquí se paraliza todo, ¡qué oportuno Néstor! Yo desayunaba esa mañana después de haberme censado. Porque si, me tocó censarme, y mira que insistí en que ni era argentina ni votaba. Pues la señorita se empeñó en hacerme perder el tiempo a base de preguntas del tipo: ¿sabe leer y escribir? ¿ha estado alguna vez en un centro educativo? (Nótese que vivo en una residencia universitaria, UNIVERSITARIA)

Yo que no enciendo la televisión nunca, esa mañana pedí que pusiesen cualquier canal. Y ahí nos enteramos. A pesar de mi insistencia en salir hacer fotos, pronto me di cuenta que lo mejor era quedarse en casa. El centro era una aglomeración de gente sin control: sindicalistas y personas que iban a despedirse. Tras unos días de no parar de oír "estás viviendo un momento histórico", aquí queda la resaca de ese momento único.

jueves, 4 de noviembre de 2010

Perico Jr

Estarás cansado de verla, porque aquí no sale otra cosa por la televisión desde hace unos días, pero no podía ser de otra forma. He tenido que elegir la Casa de Gobierno argentina para tí, para desearte un muy feliz cumpleaños y que no te olvides de pedir el deseo al soplar las velas, ¡eso nunca!

Mari Tere

¡Uy, que de "taitantos" que te caen! No diremos nada. Desde El Cabildo de la ciudad, gobierno colonial español, víctima de esas ansias por destruir todo vestigio de la Madre Patria; mis mejores deseos para esos poquitos que ya llevas y un beso enorme. ¡Qué más de uno quisiera tenerlos y seguir corriendo maratones!

miércoles, 3 de noviembre de 2010

Un retrato para la tìa

El otro día mi tía Pilar me escribió un mail, de esos que te cuentan el fin de semana en pocas líneas, y me comentó que le sorprendía que yo no hubiese escrito nada referente al video que otro de mis tíos, Hermenegildo, había realizado. Le dije que ya había hablado personalmente con él, pero hoy se me ha ocurrido enviarle este trabajo práctico que tuve que entregar para clase. Se trataba de aplicar las técnicas de narración explicadas para un retrato, por si algún día tenemos que incluir algo de color a nuestros textos informativos. ¡Ahí va!

- ¡Mamá! ¿quién se ha comido todos los bombones?
- Nadie hija.
- Sólo quedan dos en el bote.
- Pregúntale a tu hermano.

Jugar a la pelota con mi abuelo me empuja siempre a la merienda. Hoy quiero chocolate. Y eso que un pasillo de cinco metros no es una distancia para acabar exhausto. Además, no nos movemos. Mi abuelo se coloca en una esquina y yo en la otra, y el juego consiste en ver quién la cuela por la puerta. Siempre tengo que convencerle. Sólo diez tiros, me dice. Al final, le saco quince. Pero nunca consigo ganarle, a pesar de que sus pantalones de pana no le dejan moverse mucho y la sombra de un bastón empieza a posarse a su lado. Me gusta marcarle el primero, porque saco su acento andaluz: “ay, ¡me cachis!”. Y sonríe, a mí siempre me sonríe. Como ahora, que me llama con una mano y una mirada que le lleva desde sus casi ochenta años a los cinco, y a mí me encanta. Quiere darme la propina, doscientas pesetas. Mi abuelo es como un reloj. Desde que le conozco siempre ha llevado el mismo, aunque no se si es él quien vigila que no se retrasen ni un minuto las agujas. Y ya es la hora. Rebusca en el bolsillo y mientras saca las monedas, se le caen un par de envoltorios rojos de Nestlé. Yo pongo la mano y la complicidad. Mi abuelo, el secreto.

lunes, 1 de noviembre de 2010

Las Nereidas


He sido la fotógrafa. Sí, me lo han pedido. Un compañero de la residencia tenía que entregar un trabajo que hablase de algún monumento de la ciudad, dando bastante importancia a las fotos. Y yo creo que era porque él no tenía cámara, si no, no creo que hubiese confiado en mí. Aunque la idea, la ubicación y las ganas las puse yo. Aprovecho y os la enseño a vosotros también, ya que he tenido que documentarme sobre ella: La Fuente de las Nereidas.

Creada por la escultora argentina Lola Mora en 1900, se sitúa en la Costanera Sur, en Puerto Madero. De filiación renacentista y estilo barroco, representa el nacimiento de Venus bajo la mirada de las nereidas (sirenas) y la custodia de los tritones de Poseidón, que sujetan los caballos. En mármol blanco de Carrara, fue polémico su emplazamiento ya que según parte de la curia argentina, era una escultura muy libidinosa. La de tonterías que una tiene que ver a lo largo de la historia.

PD: Aquí el día de los difuntos o de todos los santos no es festivo, no tienen ni idea.

sábado, 30 de octubre de 2010

La Saritísima

¡Sara! Creo que no se aprecia, pero las manchas que hay en el mar son ballenas. Yo quería que saliesen bien pero, entre que la foto te la tiene que hacer un desconocido y que les cuesta enfocar, la cosa salió así. Por muy pequeña que seas, te mereces las mismas palabras de cariño que los mayores, y tu foto.

¡FELIZ CUMPLEAÑOS ENANA!



viernes, 29 de octubre de 2010

Lenguaje Persuasivo

El otro día, un compañero de la residencia tenía un examen de redacción y me preguntó qué diferencia exacta había entre un texto argumentativo, otro informativo y uno persuasivo. Y me pedía ejemplos. A mí no se me ocurrió otra cosa que hacerlo con un partido de fútbol. Ya sabes, valorar al árbitro, ceñirte a los resultados y estadísticas, que se te noten los colores...Pero no debí explicarme tan mal, cuando ayer me comentaba que había aprobado el parcial, discretamente, pero esos también se cuentan.

Qué suerte tiene mi compañero de que yo asistiese un par de días después al Museo de Boca Juniors, y le llevase un claro ejemplo del último de los textos. Cuando entras por la tienda te dan un folleto sobre el equipo de "azul y oro", nada menos que "oro", donde te explican lo que vas a ver: una estupenda visita del Estadio, un espectáculo de luz que te muestra el barrio, sus calles y casas multicolores o el vestuario, "un ámbito único por su intimidad". Persuasivo es poco, pero una no siente estos colores.

Al margen de esto, que a más de uno he hecho enfurecer, yo tenía algo pendiente. Y es que si a mí se me engaña para entrar en la popular, insistiendo en que si no me pongo la camiseta de Boca no salgo viva de allí; yo tengo que volver a demostrar cuáles son mis verdaderos colores. Y una ya, se queda a gusto.


martes, 26 de octubre de 2010

Reivindicación matutina

Una hora sin Internet en clase y una creciente ansiedad: ¿sobreviviré? Es increíble el pánico que te entra cuando ves en la pantalla de tu netbook la palabra "hibernando", ¿¿¡¡qué!!??

Charla de aseguradoras y justo hoy se te rompe el adaptador. No había día más aburrido para que a tí te pase ésto. No, hoy. Genial, una hora escuchando hablar de aseguradoras. Argentinas además, que te digo yo lo que tienen de "seguro".

Seis años de carrera, que me dan vértigo, y en los dos últimos ya no sabes ir a clase sin el apoyo de la Red. Y la cosa es que atiendes, pero necesitas repartir tu energía entre apuntes y correo electrónico. No se en qué momento me hice adicta a esta forma de trabajo, y cómo vivía antes sin ella. Pero la realidad es que el ordenador ha entrado definitivamente en el aula y se queda. No sólo conmigo, sino con la mayoría de mis compañeros. Aquí en Buenos Aires menos, pero en España es habitual, y en Francia si no lo haces así, te miran raro. Te pones a descargar hasta películas, a ver si es posible que dentengan a la facultad por piratería.

No es broma. Creo que son las horas más prodcutivas de la jornada: quieres pillar todo lo que dicen y proyectan en la pizarra, y parece que mañana ya no vas a tener familia y amigos y hay que escribir a todos inmediatamente. Algún día, se te va un dedo sólo.

Asi que me dispongo a realizar mi primera reivindicación de estandarización: enchufes iguales para todos. Ni derechos ni libertades, enchufes. Eso es lo que yo necesito. Lo siento, nací en democracia y con una carta de Derechos Humanos que me permite reivindicar un mínimo de bienestar. Y sin enchufes iguales yo no puedo cargar mi netbook, y veo difícil sobrevivir a esta mañana.

PD: Aún me quedan 45 divertidos minutos de clase.

lunes, 25 de octubre de 2010

Las Violetas

Ante la poca confianza que mi compañero para esta tarde tenía depositada en mí, por eso de conseguir llegar al sitio sin mapa en la mano, me di un homenaje en forma de merienda histórica, al puro estilo Abuelo Andrés: lo dulce nunca es suficiente.

Llegabamos a eso de las 18h, pues yo había leído en varias páginas de Internet que es la mejor hora para dejarse caer por allí. Porque una no "va" a los sitios, "se deja caer". Parejas de señoras que van a lucir el tocado de pelquería que se han puesto para esa semana, y señores que debaten lo bien que va el país con un periódico abierto  en la mano. Pero señores y señoras juntos no. Y parejas más jóvenes, muy modernas ellas, si tenemos en cuenta que el lado de la chica siempre estaba más lleno de comida que el del chico. Claro que, las exquisitas tartas que se pueden degustar, nos quedan mejor a nosotras.

Un menú degustación de $60, con una mezcla de dulce y salado, un zumo de naranja, chocolate con leche para él y café para ella. Esa fue la elección de la tarde. Y gracias que venían muchos sandwichitos, fosforitos y demás productos salados, que había que contrarestar tanto azúcar. Que me he dado cuenta que, mi madre y mi abuelo no, pero yo tengo límites.






sábado, 23 de octubre de 2010

Erea

¡Erea! Me he parado en todo el centro de la famosa Avenida 9 de Julio para desearte un muy feliz cumpleaños, y que sigas cumpliendo muchos más. Una avenida que recorre toda la ciudad y que yo odio tener que cruzar, que tardo una vida en ello.

viernes, 22 de octubre de 2010

María

Desde la Plaza de Dorrego esta mañana, antiguo Hueco bonaerense donde se paraba a descansar, beber y comer o jugar a las cartas, mientras los caballos hacían lo propio. Hoy es un inportante punto turísticos en la ciudad, ya que concentra el famoso mercadillo de antigüedades del barrio de San Telmo. Un muy feliz cumpleaños desde aquí, para desearte lo mejor en todo y recordarte que de ésto es de lo que merece la pena disfrutar.

jueves, 21 de octubre de 2010

La Casa Rosada

Un par de domingos atrás se nos presentaba la oportunidad de visitar la Casa Rosada por dentro. Situada en la Plaza de Mayo, es la sede del Gobierno de la nación. Desde sus balcones, el matrimonio Perón convocaba al pueblo en esas concetraciones multitudinarias que conseguían. Dos veces fueron las que se unieron en su defensa: en 1945, para exigir la libertad de su líder, y diez años después para protegerlo del bombardeo que intentaba un golpe de estado. Parece que de ésto hemos tenido todos.

Sin mucha relevancia en cuanto a arte se refiere, no merece la pena pagar para entrar. Es como Le Panthéon para la tía Mari Tere aquel enero no tan lejano, que venía de visita a París. Si te lo pueden dar gratis, para qué vas a dar más dinero al Gobierno. Pero ese domingo nos dejaban entrar tal cual, y por mucha fiesta de sábado, Klaudia y yo decidimos no perder la oportunidad.

Construída en 1894, adquiere su característico color gracias a una mezcla de cal, sangre y grasas animales, debido a un intento de diferenciarse de la Casa Blanca americana. Con lo fácil que es plantar una Moncloa de ladrillo y punto. Aunque algunos aseguran que es un símbolo de conciliación entre los dos partidos opuestos entre sí, rojo y blanco. Visto lo visto, me creo más lo primero.

Está rodeada de una verja gris horrible, que impide una buena foto desde la plaza o cualquier punto. Ahora, la bandera en la entrada, a la que debe saludar la Presidenta cada mañana antes de pedir su café y empezar a no hacer nada, se ve perfectamente. Y a muchos argentinos, por no decir a todos, les encantaría que se le cayese encima. Alucinante, si pudiesen la echaban al río, y no es broma.

El primer patio está repleto de cuadros con grandes figuras argentinas, entre las que no puede faltar el revolucionario por excelencia: el Che. Al cual, no paran de reivindicar e intentar hacer recordar al mundo que no era cubano, sino de acá mismo. Un edificio sin más, con una luz muy amarilla por dentro, a excepción de una de las salas, la dedicada a las mujeres, con una luz mucho más blanca y fotografías en blanco y negro de las grandes figuras.

En el patio con palmeras fuímos víctimas de un acoso asiático sin precedentes. Se creían que no nos dabamos cuenta, pero sabíamos perfectamente que posaban para salir con nosotras en las fotos. Klaudia y yo decidimos deleitarles con nuestras mejores sonrisas, para que se llevasen un recuerdo ESPAÑOL, aunque su poco dominio del idioma no les permitiese darse cuenta que de argentinas tenemos poco.
Fotografiadas por los asiáticos
                                                                     Sala Presidencial

miércoles, 20 de octubre de 2010

Pidiendo la hora

Una entrada porque sí, porque me apetece contároslo y no porque sea algo típico de la cultura argentina. Un episodio que puede pasarte en cualquier sitio, pero que exige estar lejos de una de tus casas en noche europea: el Bernabeu.

Primer parcial de una asignatura que para tí es repetida, casi íntegramente. Es lo que tienen los intercambios, que no coincide todo con exactitud y te toca demostrar que el notable del curso pasado fue puesto con justicia. Y de momento llevo algún "impecable", gracias a una columna sobre cómo la mujer debe seguir siendo una artista y demostrarle a su marido que trabajar en casa es igual de válido, o a una crítica del patético espectáculo que supone la televisión argentina.

Todos preparados para empezar a escribir y la profesora que se entretiene. Señora, que juega el Madrid, primer aviso. Ella advierte que no quiere un examen propio de la Walt Disney Corporation, y se entretiene tanto, que poco más acaba por contarnos el guión completo de Blancanieves y los Siete Enanitos. ¿Tanto le cuesta a un profesor dictar las preguntas y decir tienen dos horas?

El clásico europeo, señora. Segundo aviso. Nada, ella se empeña en captar nuestra atención en medio de la segunda pregunta, cuando tu hilo de pensamiento ya era demasiado frágil, para que la acompañemos a ver el patio de la Abadía que tenemos al otro lado de la calle. Señora, llevo casi tres meses viviendo aquí, y ya no sé qué iba a poner ahora...y verás que no llego al himno europeo.

Respiración profunda y concentración total. Yo tengo que llegar. Y otra vez la señora, que se me acerca y, como debe ser que le caigo simpática, me hace la siguiente apreciación: "Tengo frío, sueño...o calor no se, tengo hambre, quiero Sol...¡vamos, que estoy como un minero!"...¡¡Señora por dios, que quiero ver el partido!! Reconozco que algún aviso se me escapó demasiado alto, y me gané la inquisitiva pregunta de la profesora: "¿Te gusta mucho el fútbol no?"

Gracias que de repente, se le fue la cabeza no se si a Tombuctú o a donde, y decidió que ya no ibamos a escribir más, justo a las 15:45h hora local, a modo de susurros "¡Terminen ya!, ¡terminen ya!"...Ni lo dudé, que a mí los mensajes subliminales me hacen mucho efecto. Examen entregado pidiendo la hora, carrera hasta el sexto piso de la Residencia, donde los chicos me esperaban para que yo les invitase a ver lo que de verdad es fútbol.

Por cierto, este año seremos campeones.

martes, 19 de octubre de 2010

Roberto sonríe

Atardecer en la Garganta del Diablo (Iguazú, Argentina) y una última foto que disparar. Leyendo un poema de Alfonso Ricciuto allí mismo, abrí el bolso y ví tu nombre. Así que se me ocurrió dedicársela a una de tantas sonrisas madrileñas que echo de menos. Porque lo confieso, soy fan de la tuya. Muchas felicidades desde una de las vistas más impresionantes que tiene Argentina.

Permite que tu alma sea saciada
Con la belleza impar de este paisaje
Que aunque el mundo recorras en tus viajes
Nunca podrás hallar como esto, nada.

El bien y el mal dinámico y cambiante
Encontrarás aquí, desde su nombre
Lleva en tu humilde corazón de hombre
Un mensaje verídico y constante.

Medita y siente la emoción profunda
Frente al antiguo y vibrante paroxismo
Que de brumas eternas se circunda
Y no intentes describirlo con tu voz
Solo inclina la frente ante este abismo
Que es el espejo de la palabra Dios.

lunes, 18 de octubre de 2010

Gaiman

Última parada de mi aventura express 24h: Gaiman. Ante la imposibilidad de poder hacer el avistaje de las ballenas en Puerto Madryn, decidí ocupar mis horas hasta que fuese el momento de volver.

Bus rumbo a Trelew, el centro urbano más activo del valle del Chubut, que significa en galés: la ciudad de Luis, y que es tristemente conocida porque en 1972 se produce la matanza de los presos políticos. Desde ahí, media hora hasta Gaiman, localidad fundada por inmigrantes galeses en 1874. Las construcciones que la componen son de estilo galés, y el pueblo vive de la agricultura. Entre el calor que hacía y que una, a veces, se cansa; no me dediqué mucho a caminar, pero sí a degustar un té y tartas en una de sus típicas casas, un rito ineludible, por lo visto.

Elegí el sitio más antiguo y prestigioso, ya que todos tenían el mismo precio: Plas y Coed. Un trato encantador por mujeres galesas, que me hicieron probar la tarta de chocolate, de limón y de queso. Pan de miga con manteca y mermeladas de frutilla y durazno, además de una variada selección de bizcochos y galletas de los que no recuerdo el nombre. Guiño obligado para mi madre y Rosita, que las veía yo allí a las dos pasando toda una tarde. Ni Lady Di cuando pasó por estas casas de té hubiese posado mejor que ellas.

Y como una va sola, se pone hablar con cualquiera y empieza a llenar su agenda de contactos. Un grupo de periodistas llegaron a darme la tarjeta de la productora donde trabajaban por si la cosa no va bien en España, al menos empiece a coleccionar opciones.

Naipur y Caroba

A veces, a las historias de amor hay que darle las gracias, o a quienes las inventan y se empeñan en hacer de los accidentes naturales algo aún, más bonito.

Existe una leyenda guaraní que sitúa el origen de las Cataratas de Iguazú, futura maravilla natural si la gente sabe lo que tiene que votar, en la ira de un dios, -no se cuál exactamente-. Parece ser que un tal Caroba, indio autóctono, huyó río arriba con una joven de la que la deidda se había enamorado. Porque si hay cosas que no cambian es que, muchas veces, se prefiere huir a enfrentarse. Esto debe ser algo históricamente interiorizado.

La deidad, por lo visto, se enfada y crea la caída de agua para matar a los amantes. Una ira feroz la suya. Naipur, la joven india, se transforma en roca al morir, mientras que Caroba lo hace en árbol y se sitúa en una posición desde donde todavía puede contemplarla. Así que los guaraníes deben ser algo budistas, por lo de la reencarnación y todo eso.

Pero sí, es más bonito pensar esto, que creerse la explicación científica: la placa tectónica de Brasil termina bruscamente en el Río Iguazú provocando una caída de 75 metros de altura. Llamadme peliculera, pero prefiero el mundo con purpurina.