lunes, 29 de noviembre de 2010

Una mascota llamada Juan Carlos

Una nunca sabe lo que se va a encontrar, o si una escapada ya ha terminado o aún queda algo por ver. Filosofía barata y que oímos mil veces sí, pero aplicable a mi estancia en Argentina. 


Uno de los muchos episodios de los que hablo es la mañana en la que conocí a Juan Carlos. Y no estoy hablando del Rey, por mucho que él también pasase unos días en Mar del Plata, compartiendo discursos con la Kirchner. Se trata de un lobo marino, o león, nunca me entero de cuál es la diferencia entre ellos.

Ya habíamos dado una vuelta por el puerto, cuando nos detuvimos a ver cómo recolectaban el pescado conseguido esa mañana. Por pararse cinco minutos, nada más. Por no meternos de nuevo en el coche, que ya teníamos el culo plano. La sorpresa fue darse la vuelta y conocer a la mascota de los pescadores, Juan Carlos, grandote y tranquilo. Educado, por cierto. Sabía cuando tenía que posar y cuando podía recostarse. Si llegaba un cajón de pescado, él se levantaba y esperaba hasta estar seguro de no estorbar. Y así, pasaba su mañana.








jueves, 25 de noviembre de 2010

Mari Carmen

Una vez escuché, no se dónde, quizás en alguna película, que alguien le preguntaba a una chica: ¿con quién quieres estar cuando todos tus sueños se cumplan? Está claro que tú no podrías faltar nunca, porque si no, no sería en realidad un sueño cumplido. Desde el Puente de la Mujer, como no podía ser de otra forma, te deseo un muy feliz cumpleaños y que disfrutes de tu día, tanto como de los demás.

miércoles, 24 de noviembre de 2010

Alejandro

Desde la fragata Sarmiento, anclada en Puerto Madero y que sólo sale a navegar para dar la vuelta al mundo con los nuevos marines, un beso enorme y un muy feliz cumpleaños lleno de cariño.


lunes, 22 de noviembre de 2010

El tío Andrés

¡Qué sorpresa nos llevamos en Mar del Plata! Nos encontramos un montón de leones marinos y focas por la playa. Así que, aunque tú no percibas el paisaje de la costa argentina, es éste...a veces no hace falta llegar a mirar el horizonte. ¡Muy feliz cumpleaños con un beso y un abrazo enorme!

jueves, 18 de noviembre de 2010

Raquel

Desde el océano Atlántico, pero desde el otro lado y boca abajo, un Muy Feliz Cumpleaños con todo el cariño que pueda enviar desde aquí. La instantánea está tomada desde Mar Del Plata, a 400 km al sur de Buenos Aires, donde he venido a pasar unos días con mis padres.

sábado, 6 de noviembre de 2010

Primera apuesta perdida

No apostéis. Mira que no me gusta empezar los textos con esta particula negativa, pero las circunstancias me lo exigen: no apostéis. Y menos si decides hacerlo contra dos expertos de las cartas y tú acabas de conocer ese juego llamado Truco. Es como el mus, pero con una carta menos. Se puede jugar en pareja o en sus múltiplos. En el primer caso lo controlo, en los demás, se me va un poco de las manos. Tiene señas, envidos y puntos, no hasta 31 pero sí hasta 33.

Pues bien, yo que soy muy chula, que para eso soy de Madrid y punto pelota, acepté sin pensarlo el reto de emparejarme con Juli (mi compañera de cuarto), y jugar contra dos chicos del sexto, Mariano y Juani. Maldita hora en la que dije que sí. No por perder, sino porque hacerlo contra ellos se vuelve insoportable. Me recuerda una tarde en Benalmádena viendo pasar barcos y mi tío Vidal diciéndoles adiós, que a todos tenía que despedir y en todas las partidas. Nuestra apuesta: una cena. Aquí se juega por comida.

Hamburguesas caseras con champiñones y cebolla caramelizada. De postre, frutilla con chantilly. Fresas con nata vamos, pero queda como más cuco decirlo al modo argentino. Lo más divertido fue conseguir trasladar todos los platos desde el primero hasta el sexto en el ascensor con cuatro manos disponibles, porque los señoritos no iban a moverse. Para la merienda de dulce y salado que perdimos al pedir la revancha, necesitaremos más infraestructura.

viernes, 5 de noviembre de 2010

Restos de historia



Que Néstor Kirchner se fue, lo sabemos todos. Da igual el lado del Atlántico que te haya tocado, un titular o imagen ha llegado seguro. Aquí llevan dando vueltas con el tema no se cuántos días, yo ya no miro televisión. Todo es lo mismo: Kirchner.

La noticia me sorprendía la mañana del miércoles feriado. Un día festivo porque toda la población debía censarse y se había decretado la prohibición de apertura de cualquier negocio antes de las 20h. Aquí se paraliza todo, ¡qué oportuno Néstor! Yo desayunaba esa mañana después de haberme censado. Porque si, me tocó censarme, y mira que insistí en que ni era argentina ni votaba. Pues la señorita se empeñó en hacerme perder el tiempo a base de preguntas del tipo: ¿sabe leer y escribir? ¿ha estado alguna vez en un centro educativo? (Nótese que vivo en una residencia universitaria, UNIVERSITARIA)

Yo que no enciendo la televisión nunca, esa mañana pedí que pusiesen cualquier canal. Y ahí nos enteramos. A pesar de mi insistencia en salir hacer fotos, pronto me di cuenta que lo mejor era quedarse en casa. El centro era una aglomeración de gente sin control: sindicalistas y personas que iban a despedirse. Tras unos días de no parar de oír "estás viviendo un momento histórico", aquí queda la resaca de ese momento único.

jueves, 4 de noviembre de 2010

Perico Jr

Estarás cansado de verla, porque aquí no sale otra cosa por la televisión desde hace unos días, pero no podía ser de otra forma. He tenido que elegir la Casa de Gobierno argentina para tí, para desearte un muy feliz cumpleaños y que no te olvides de pedir el deseo al soplar las velas, ¡eso nunca!

Mari Tere

¡Uy, que de "taitantos" que te caen! No diremos nada. Desde El Cabildo de la ciudad, gobierno colonial español, víctima de esas ansias por destruir todo vestigio de la Madre Patria; mis mejores deseos para esos poquitos que ya llevas y un beso enorme. ¡Qué más de uno quisiera tenerlos y seguir corriendo maratones!

miércoles, 3 de noviembre de 2010

Un retrato para la tìa

El otro día mi tía Pilar me escribió un mail, de esos que te cuentan el fin de semana en pocas líneas, y me comentó que le sorprendía que yo no hubiese escrito nada referente al video que otro de mis tíos, Hermenegildo, había realizado. Le dije que ya había hablado personalmente con él, pero hoy se me ha ocurrido enviarle este trabajo práctico que tuve que entregar para clase. Se trataba de aplicar las técnicas de narración explicadas para un retrato, por si algún día tenemos que incluir algo de color a nuestros textos informativos. ¡Ahí va!

- ¡Mamá! ¿quién se ha comido todos los bombones?
- Nadie hija.
- Sólo quedan dos en el bote.
- Pregúntale a tu hermano.

Jugar a la pelota con mi abuelo me empuja siempre a la merienda. Hoy quiero chocolate. Y eso que un pasillo de cinco metros no es una distancia para acabar exhausto. Además, no nos movemos. Mi abuelo se coloca en una esquina y yo en la otra, y el juego consiste en ver quién la cuela por la puerta. Siempre tengo que convencerle. Sólo diez tiros, me dice. Al final, le saco quince. Pero nunca consigo ganarle, a pesar de que sus pantalones de pana no le dejan moverse mucho y la sombra de un bastón empieza a posarse a su lado. Me gusta marcarle el primero, porque saco su acento andaluz: “ay, ¡me cachis!”. Y sonríe, a mí siempre me sonríe. Como ahora, que me llama con una mano y una mirada que le lleva desde sus casi ochenta años a los cinco, y a mí me encanta. Quiere darme la propina, doscientas pesetas. Mi abuelo es como un reloj. Desde que le conozco siempre ha llevado el mismo, aunque no se si es él quien vigila que no se retrasen ni un minuto las agujas. Y ya es la hora. Rebusca en el bolsillo y mientras saca las monedas, se le caen un par de envoltorios rojos de Nestlé. Yo pongo la mano y la complicidad. Mi abuelo, el secreto.

lunes, 1 de noviembre de 2010

Las Nereidas


He sido la fotógrafa. Sí, me lo han pedido. Un compañero de la residencia tenía que entregar un trabajo que hablase de algún monumento de la ciudad, dando bastante importancia a las fotos. Y yo creo que era porque él no tenía cámara, si no, no creo que hubiese confiado en mí. Aunque la idea, la ubicación y las ganas las puse yo. Aprovecho y os la enseño a vosotros también, ya que he tenido que documentarme sobre ella: La Fuente de las Nereidas.

Creada por la escultora argentina Lola Mora en 1900, se sitúa en la Costanera Sur, en Puerto Madero. De filiación renacentista y estilo barroco, representa el nacimiento de Venus bajo la mirada de las nereidas (sirenas) y la custodia de los tritones de Poseidón, que sujetan los caballos. En mármol blanco de Carrara, fue polémico su emplazamiento ya que según parte de la curia argentina, era una escultura muy libidinosa. La de tonterías que una tiene que ver a lo largo de la historia.

PD: Aquí el día de los difuntos o de todos los santos no es festivo, no tienen ni idea.