martes, 26 de abril de 2011

Euforia

De un estado de nervios, ansiedad incontrolable y palpitaciones lentas, a un estado de euforia, delirio y afonía, sólo hay 103 minutos y un cabezazo portugués. Quizás no un cabezazo, sino toda una estrategia con la misma denominación de origen. Ilusión cumplida con una sonrisa que duró desde que aparcamos el coche en la zona culé, hasta que abandonamos Mestalla. Y continúa.

Ni repostar en una gasolinera con bandera catalana, ni Piqué ni los caballos descontrolados de la Policía, (que luego dicen que hay que felicitar a las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado, ¡vaya hombre, una debe ver cosas que no son, o al revés!), ni un estadio más propio de la liga argentina en el que los hombres hacían sus necesidades fisiológicas como si esa misma Policía los hubiese colocado allí, en la pared, alineados y listos para ser apuntados, pudo quitarme a mí esa sensación de día perfecto que todavía hoy conservo. Y la lluvia de la Semana Santa, tampoco
.













lunes, 18 de abril de 2011

No son vampiros

Son extraterrestres. En realidad, una mezcla de humanos increíblemente guapos con extraterrestres. Ya no son verdes ni babean. Ahora tienen cuerpo de californianos aficionados al surf. Es otra saga de "chico raro pero buenorro que se enamora de chica guapa, rubia y perfecta, pero muy bohemia. Ella pasa de las populares, no le va ese rollo". Se supone que tienes que creerte que con quince años lo mejor es ser la marginada de clase, que es lo que todas queríamos y por lo que suspirábamos. Lo de integrarnos en el grupo y llevarse bien con todos ya no es para los adolescentes modernos, ellos quieren ser incomprendidos.

D
ejando a un lado el estudio de la sociedad moderna, y que los niños excluidos de ahora son tipo Ken de Mattel y medidas 60-90-60, que en mi época eran los gordos, bajitos y con gafas; Soy el número 4 es la nueva apuesta de Disney que narra la historia de uno de los nueve niños alienígenas que son enviados a la tierra después de que su planeta fuese destruído. Deben ser protegidos hasta que todos sus poderes se desarrollen, para volver a su mundo y reconquistarlo. Los malos son los mogadonianos, quienes ya intentaron acabar con su especie, y ahora descubren dónde se esconden y los eliminan. Por orden, que hay que ser organizado. Si no matas al dos, no puedes ir a por el tres. No deben estar agobiados con la tarea. Te dicen que su objetivo es exterminar a las razas del universo para dominarlo, pero han llegado a la Tierra y aquí no están tocando a nadie.

Es una historia basada en los libros de Pittacus Core, que adapta para el cine el director DJ Caruso. Otra saga al estilo de Crepúsculo que cambia la sed de sangre por la incomprensión de los poderes. Tienen hasta criptonita propia, azul muy cuca. Parece que esto de las trilogías es rentable, por eso deben hacerlas como churros. Pero visto Edward Cullen, me quedo con la piel fría y transparente de éste, antes que con el bronceado de Alex Pettyfer, protagonista de la película. Será por la estética de su mundo, quizás por el romanticismo que para mí evoca su especie, pero prefiero la inmortalidad a la multiculturalidad del otro lado del universo.


domingo, 17 de abril de 2011

Domingo con fuerza

¡Buenos días! Ya sabéis que mis mañanas de fin de semana van siempre con música, al menos un par de canciones. Hoy ha tocado Rolling in the Deep de Adele. Una cantante británica de jazz y soul que tiene sólo un año más que mi hermano. Cada vez llegamos antes.


There's a fire starting in my heart. Reaching a fever pitch and it's bringing me out the dark. 


Pinchad en el siguiente link y a disfrutar de su voz. Con la misma fuerza que algunos afrontamos esta semana, con el segundo clásico. Ayer les hicimos el primer aguante, como dirían en Argentina.
Foto: Hard Candy Music

jueves, 14 de abril de 2011

Delirios mercantiles

A unas horas intempestivas, teniendo en cuenta que mañana me examino de la última asignatura anual que me queda, sigo repasando. Ya no sé ni lo que leo, ni lo que dejo de leer. Creo que no recuerdo bien la diferencia entre cheque y pagaré, y letra de cambio me suena ya a cartita de cambiar. He usado toda la colección de rotuladores que cogí prestados de mi padre, sin su permiso y conocimiento, creo. Y he acabado con la mitad, que no sólo subrayo, sino que pinto y coloreo.

He decidido acabar con todas las empresas que existen en el mundo, a excepción de INDITEX. Porque para algo que ha salido bien en España, no voy a tocarlo. Y porque hay un par de cosas que aún quiero comprarme. Si no, tampoco sobrevivía. Me he dado cuenta de que los Bancos son malos siempre. Sin duda, siempre. Y que si algún día me tengo que dedicar a transportar fresas de una ciudad a otra, en mi camión azul con Lady Gaga tronando, se me ha de olvidar la carta de porte en casa. Por las dudas de una mala refrigeración.

Me he dado cuenta además, que el seguro obligatorio de automóvil es en verdad un seguro de responsabilidad civil encubierto, porque no sirve para mucho más. Y que en la legislación española lo único que hacemos es prorrogar. Que hay que endosar hasta los cromos de fútbol, que luego se transmiten al portador y ¡fiesta, libre circulación! Que los concursos son entretenidos, salvo en el mundo empresarial. Que como hayas metido la pata, se llevan hasta tus bragas. Y lo peor de todo, es que me tengo que creer lo que me dice el tema 31 sobre transporte aéreo: ¡Pobres de las compañías aéreas, que tienen una responsabilidad objetiva que les hace pagar por cualquier daño sin culpa! ¡Pobre de mi, que me tengo que meter chopocientos plazos en la cabeza y nadie va a reparar ese daño!

domingo, 10 de abril de 2011

Perfumes en la biblioteca

Mañana de sábado para la Biblioteca Nacional. La excusa: una exposición de perfumería que parecía interesante y, cuanto menos, bonita. Al menos por lo que nos contaba de ella la reseña de una revista cultural. El arte de la belleza demuestra sobre todo, que el peinado y el perfume eran dos herramientas que utilizaban hombres y mujeres para construir una imagen de seducción a su medida. Catalina de Médicis puso de moda los perfumes italianos en la vida social francesa, y según dicen, María Antonieta usaba guantes perfumados con sus olores favoritos: rosas, violetas y jazmín. 

Era la primera vez que todas entrábamos en este edificio. Tenemos la manía de ir a visitar ciudades de otros países, pero dejamos rincones por descubrir en la propia. El interés era doble entonces, la exposición y el lugar que la albergaba. En una sala pequeña y de escasa iluminación se presenta una selección de obras de la propia colección de la Biblioteca relacionada con la fabricación, la imagen y la publicidad de la industria de la perfumería. Un material gráfico muy ordenado, que recoge productos de belleza comercializados desde finales del siglo XIX hasta la actualidad. 
Las primeras firmas francesas se establecieron en torno a dos grandes núcleos, Grasse, en una campiña rodeada de flores, y París, donde se elaboraba y comercializaba el producto final. Y de ahí, a las españolas, Gal, Agua Lavanda Puig o La Toja.

La historia de la perfumería contada a través de las diferentes formas de fabricar y envolver los artículos de tocador a lo largo del tiempo. La exposición en sí, no tiene mucho más que sus cuatro pasillos y los colores de los gráficos. Nosotras pensábamos encontrar frascos y olores por todas partes. Pero nada, menos mal que el Museo de la propia Biblioteca completó la visita. Yo me quedo con lo poco que aprendí: que los aromas de origen vegetal son los que dan los olores, y los de origen animal, como el almizcle y el castóreo, permiten que los primeros persistan en las creaciones de los perfumistas.


Horario de exposición: Martes a Sábado de 10h a 21h. Domingos y festivos de 10h a 14h.
Entrada gratuita