sábado, 26 de noviembre de 2011

Desde Nueva York

¿Os he dicho alguna vez que tengo muchas manías confesables? Una de ellas me impide olvidarme por completo de la gente cuando busco precisamente eso, desaparecer. Algún día lo conseguiré, pero mientras hay decenas de postales personalizadas recorriendo el mundo. Espero que todos recibáis la vuestra. En cada viaje me gusta dedicar un par de minutos para cada persona en particular e intentar que empecéis vuestra propia colección de instantáneas. ¿Desde dónde será la siguiente? ¡Apuestas!

viernes, 25 de noviembre de 2011

Otro cumpleaños

Hoy es el día de Mamá, y me encanta verla cumplir años. Es genial poder comprobar cómo seré yo con el paso del tiempo, físicamente hablando claro. ¿Algún parecido razonable?

martes, 22 de noviembre de 2011

Una foto editada por Mario


Mientras yo intento poner orden en la carpeta de Nueva York y resumir de alguna forma las 1.600 fotografías que hay (antes del viernes), mi hermano juega con ellas en su nueva mascota (él también tiene una) y me envía regalos por email. ¡Cómo éste!

sábado, 19 de noviembre de 2011

Shopping fever

Shooping fever, o lo que es lo mismo, fiebre que te entra cuando pones los dos pies en Nueva York: lo quieres todo. Y cuando digo todo, es que hasta cosas que no sabías ni que te gustaban son la mejor compra que has hecho en tu vida. Como mi hermano, el de "yo nunca me pondré Converse", que ya calza unas de cuero negras y va por la casa reviviendo la escena de "Yo Robot" en la que Will Smith las enseñaba.
En fin, que nos volvimos locos. Y como alguno de vosotros me ha pedido que os enseñe la camiseta del Hard Rock, las nuevas Converse con lengüetas de colores o los calzoncillos de Paul Frank; ahí va todo, creo. Me ha faltado el dispensador de M&M, pero está ya colocado en su sitio para sacar un caramelo a cada rato. Y sí, os presto todas las cosas, menos la ropa interior de Victoria's Secret, que sinceramente no me parece muy higiénico  andar con intercambios de este tipo de cosas. El famoso calendario que me dieron con la compra, con sus supermodelos a modo de ángeles casi desnudas sí os lo regalo, porque a mí mientras las braguitas que me compré me pongan así de guapa, lo demás me da igual.






viernes, 18 de noviembre de 2011

Las dos más divertidas

Por unanimidad de votos, algo que esta semana sólo conseguiremos mi hermano y yo, hemos decidido que las dos fotos más divertidas del viaje a Nueva York sean estas dos. Hechas por mi padre y con la colaboración de un equipo de fútbol americano, no quiere decir que sean las más bonitas, pero sí con las que más nos hemos reído. Bastante frío para la mañana del Día de los Veteranos, del que no fuimos conscientes hasta que, por la tarde, vimos un chico de nuestra edad, en silla de ruedas y sin las dos piernas. Creo que no es necesario que, a estas alturas, tengamos que ver esto. Estaba sonriendo, por cierto.

Beso prometedor


Voy hacerlo. Tengo que contaros el final del noveno capítulo de How I met your mother. La ilusión creada por un beso me obliga a ello. No es un beso cualquiera, sino uno genial.

Hace un par de semanas os hablé de esta serie de televisión que, gracias a mi nueva mascota (de la que ya hablaremos) puedo llevar conmigo y ver en mis viajes en metro. Son 20 minutos por capítulo que amenizan todo el recorrido. Me va justo. En aquel momento os comenté cómo volvieron las carcajadas gracias a este grupo de amigos. Esta vez os cuento cómo vuelve la expectativa por el siguiente.

Barney es un personaje que me encanta: el típico amigo que todas queremos tener para reírnos, pero del que no conviene enamorarse. Él no es para eso. Robin es esa mujer que todos los hombres ven como una amiga; es graciosa, un poco bruta y se lleva bien con ellos. Juntos lo intentaron una vez. No funcionó. No sé si porque uno estaba más metido en la relación que su compañero, o porque no estaban preparados el uno para el otro. Sea lo que fuese, lo que sí que hubo fue mutuo acuerdo y una amistad que continuaría tal cual. Hasta hoy.

Sólo recordaros que en el primer capítulo de esta séptima temporada, Barney (como novio al que le quedan diez minutos para subir al altar) conversa con Ted sobre su último año. ¿Será Robin quien suba con él a ponerse el anillo? Tendremos que esperar para despejar las dudas, ¡yo quiero un sí! ¡Y lo quiero ya! ¡Qué emoción! Ahí va, con el Empire State Building como final, mi escena favorita de la semana:
video

jueves, 17 de noviembre de 2011

Cena rápida en un BurgerKing

Marta.- ¿Y la gente ya se ha comprado el vestido para la graduación?
Sandra.- Ana ya lo tiene.
Alto.- Alquilaros un traje de chaqué, como en las bodas.
Marta.- ¿Los chicos vais a ir en traje?
Sandra.- Obvio, y las chicas con vestidazo.
Jorge.- Todavía digo que voy de traje y me presento en chandal.
Marta.- ¡Qué pronto! Yo no me he comprado nada aún.
Jota.- Anda Marta, que tú tienes en ese armario para dejar en alquiler a las demás. Ofrece y que alquilen ellas tus vestidos.
Marta.- Pues también, que ya no entra más.
Sandra.- Quiero que me dejes tu vestido morado, ¿vale?

Jorge.- Que igual estábamos pensando en que te independices.
Jota.- Eso Marta, la parte de abajo del chalet para ti.
Jorge.- Te ponemos todo tipo loft, para que tengas todo el piso para ti.
Marta.- Yo no me voy a vivir a un chalet con cuatro tíos; ya te lo digo.
Alto.- Tienes hasta vestidor, todo para tí. (Marta visualiza el inmenso posible vestidor y la amplitud de la que disfrutaría su ropa en él).
Marta.- No, que me vuelvo loca con vosotros viviendo allí. Sandra, tú también puedes independizarte.

Jota.- Que no, que no lo entiendes. Te vienes tú y tu tarta de chocolate blanco.
Jorge.- No, la de café.
Jota.- El otro día le dijimos a una chica que vino que era receta de Jorge y no sabes cómo quedó aquí el chaval.
Alto.- Se lo creyó.
Sandra.- Fijo que se lo creyó.
Jorge.- Trae la tarta de café.
Marta.- Jorge de chocolate con café.
Jorge.- Noooo, la de café. Luego si quieres haz la de chocolate.
Marta.- Jorge que no, que la que me sale rica es de chocolate con café.
Sandra.- Jorge por dios, una tarta de chocolate con café, no chocolate una y otra café. De las dos cosas juntas, en una tarta.
Jorge.- Bueno pues entonces trae una de chocolate, otra de café y luego otra de chocolate con café. Ya está.
Alto.- Y la de chocolate blanco.

Conclusión: de aquí a dos o tres semanas, cuando todos estemos en Madrid (que coincidir no se nos da muy bien últimamente), tengo deberes que hacer si quiero entrar a saludar en el chalet. Esto me pasa por hacerlo una vez, ahora ya tengo que pagar entrada. Cuatro tartas. Espero que me dejen ir una a una. Y que no se me queme ninguna.

miércoles, 16 de noviembre de 2011

Making of NYC



Un amigo de siempre, que obviamente también tiene facebook y disfruta de mi amistad en esa red social, me comentó una foto para felicitarme por contaros Nueva York en directo a través del álbum titulado: Oh, New York, New York. Otra amiga quiso agradecer que con él lograse contagiaros mi alegría. Pero me hizo mucha gracia cuando el primero me dijo que sólo a mi se me ocurriría colgar también el Making Of del viaje. Pues sí, ahí van unas fotos del cómo se hizo




Decisiones incorrectas


"Somos humanos, cometemos errores. Malinterpretamos. Tomamos decisiones incorrectas...porque los juicios precipitados, las decisiones que tomamos sin pensar, sin vacilar son las que nos persiguen eternamente"

Os prometí compartir una nueva manía con vosotros cada viernes, pero la semana pasada fallé. No porque no me acordase, que también, sino por dedicarme a pasear por las calles de Manhattan. A cambio os regalo esta frase que escuché en la quinta temporada de Anatomía de Grey. Un capítulo número doce muy divertido en el que Meredith se pone de los nervios por la llegada de la madre de su novio, consciente de no ser una dulce y amorosa futura esposa. La entiendo perfectamente, por cierto. 

Hay una segunda historia. La de un niño al que le urge una donación, esa que aparece de la mano de un asesino que no tiene muchas posibilidades de sobrevivir. Es más, prefiere irse. La de un médico que se niega a operar al segundo, pero le pesa la necesidad del primero. Lo llaman principios creo, y a veces se enfrentan. No os cuento cómo acaba el capítulo, porque eso lo hago sólo cuando no me doy cuenta. Pero la conclusión es esa: decisiones incorrectas que nos persiguen eternamente.

Odio esta carrera, intentar escapar pero que la sombra siga ahí. Coincido con Meredith en que cometemos errores y, por ende, tomamos decisiones incorrectas. O quizás la decisión incorrecta es directamente el error. Depende del caso, supongo. Pero creo que a veces el error está en haber vacilado, y eso es lo que te perseguirá para siempre. Hoy creo que el mío fue pensar demasiado, no haber tenido un juicio precipitado. Mañana si hay suerte, puede que me levante y piense lo contrario. Pero quién sabe, por mucho que me empeñe, incluso yo tengo esa condición: somos humanos.

martes, 15 de noviembre de 2011

Flores en punto de cruz

Un par de regalos prometidos que por fin llegaron. Lo confieso, he tardado. Sólo falta que en la próxima visita las veamos colgadas en la pared, en frente de la cocina.



lunes, 14 de noviembre de 2011

Matrículas










Una curiosidad estadounidense que nos obligaba a mirar también para abajo, y descargar un poco el cuello, fueron las matrículas de los coches. Aún a pesar de que es el conductor quien decide qué poner en la placa, hay un diseño base para cada estado. Su nombre en la parte superior y su lema en la inferior. Para Nueva York: The Empire State. Imposible ver las cincuenta que deberían existir, pero sí fotografíamos algunas.


sábado, 12 de noviembre de 2011

Medidas americanas

Para las medidas, somos diferentes. En uno de nuestros segundos desayunos, (porque el primero lo hacemos tan temprano que hace falta repetir a las 11am), confirmamos que en cuestión de tamaños no pensamos lo mismo. Cuando el dependiente del Mcdonald's, afroamericano y no negro (que se lo toman bastante mal), me preguntó "what size?" y yo dije "small please", no debió entenderme. Pero no, aquí todo es a lo grande. Con deciros que nunca pedimos postre ni entrantes, un plato y listo. 

video


Amor por los m&m

Nuestro amor por los M&M ha hecho que nos entre una locura transitoria en la tienda de   Times Square. Y no una, sino varias veces. Con la compra nos dieron incluso dos regalos. Pero estoy indignada, aquí hay sabores que son desconocidos en nuestro viejo continente. Esto es injusto. Los americanos lo tienen todo.



 


viernes, 11 de noviembre de 2011

Desayuno neoyorkino

Breakfast. Eso es lo que nos da energía para todo el día, porque en el resto de comidas, no sabemos ni lo que ingerimos. Comemos y punto. El primero que hicimos, emocionados con la cantidad de dulces a la vista, fue en un Dunkin Donuts que hay en frente del hotel. Ahí va el Telediario de Mario al respecto, con una prueba previa, consecuencia del susto que se llevó cuando mi madre quiso meter mano en su cookie. Si escucháis bien , veréis como apaga la cámara inmediatamente. Enjoy it!

video

Disparando a la Gran Manzana


Queridos lectores, pocos pero fieles: os adoro, pero me es imposible actualizar nuestro paso por la Gran Manzana cada día. Caminamos mucho y cuando llegamos al hotel, estamos tan cansados que caemos sin piedad, o llega mi amigo Bruno y me saca de nuevo. Aún así, quiero que sepáis que no paro de disparar mi cámara desde todos los ángulos posibles, desde una tarta hasta el Puente de Brooklyn. Todo es susceptible de inmortalizarse. En facebook podéis ver, más o menos, lo que vamos recorriendo cada día. Hay bastantes fotos ya. Pero para los que no os habéis sumado a esto de las redes sociales, prometo enseñároslas todas. De momento, quiero que veáis que mi cámara y yo seguimos. Y seguiremos.

Quedan un par de días, así que para los que aún no hayáis participado en Conecta maletas. ¡Participad! Que os llevo u os envío un recuerdo. See u there! 








miércoles, 9 de noviembre de 2011

Ubicación rápida


Ayer por la mañana subimos al Empire State Building, como bien habéis visto en las fotografías de facebook, y hoy por la noche nos ha tocado el Top of The Rock, en el mítico Rockefeller Center. Os sitúo rápido: el primero es el que conquistó King Kong, mientras que el segundo corresponde a la famosa fotografía de esos obreros que descansan fumando un cigarro sentados en una viga. 

Mario me ha pedido, entre disparo y disparo, que os hiciese un breve resumen de lo que veía. Cuando anoche le comenté a Claudia que me encantaría haberme traído a mucha gente en la maleta, me dijo algo así como: tus ojos serán mis ojos en Nueva York. Porque me gustó, comparto con vosotros unos pocos minutos en los que hemos tenido Manhattan iluminado a nuestros pies. Las fotos vendrán después.

video



Son veintiséis años

"El mejor tipo de amor es aquel que despierta el alma, te trae paz a la mente y te hace aspirar a más. Eso es lo que tú me has dado y lo que yo he esperado darte siempre(Noa, The Notebook)

¡Feliz Aniversario!

martes, 8 de noviembre de 2011

Primera cena neoyorkina

La primera tarde acusamos el jet lag en todos los sentidos. Cenamos a las 16h local, nos caíamos de sueño y nos daba la cabeza sólo para tonterías. Estábamos en Times Square y lo vimos muy claro: Hard Rock. Yo ya le había dicho a mi padre antes de montar en el avión que quería encontrar este restaurante para verlo. Fue nuestra primera entrada en boxes. Entonces comenzó el Telediario de Mario en Nueva York.

video

lunes, 7 de noviembre de 2011

Empire State Building

Estos son los colores que nos ha tocado compartir con uno de nuestros edificios vecinos, Empire State Building, (34st 5th Ave). Y ya sabéis, ¡aún os quedan días para participar y ganar sorpresa newyorkina!

domingo, 6 de noviembre de 2011

Puerta de embarque

Ya ha llegado. Domingo 6 de noviembre: Nueva York. Tengo la intención de no olvidarme de vosotros cuando llegue allí, pero no puedo asegurar nada. Puede que vacíe mi memoria por completo para llenarla con cada paso que dé. Me encantaría compartir cada momento con todos, algunos incluso vendréis a mi cabeza con cualquier tontería. Os lo haré saber siempre que me sea posible. Sé que he sido muy pesada con el viaje, pero me lo vais a perdonar cuando veáis mi cara de ilusión en cada foto, o cuando emplee un café o dos llamadas para contaros las historias que nos pasen.

Ya sabéis, mucho facebook para quien quiera seguirnos. Maybe skype at night...
Have a nice week all of you, listening Sinatra: New York, New York...

Conecta maletas

¿Te apetece jugar conmigo? Es sencillo, como en los test de inglés del colegio. Se trata de conectar la maleta con su dueño. Cuatro opciones. Cuando creas saber la solución, comentas en este mismo post, justo donde termina el texto y pone "Comentarios" (Ver Instrucciones básicas) No os olvidéis de poner el nombre. Si la respuesta es acertada habrá premio: desde una foto dedicada, unos caramelos con forma de Rockefeller, una postal que os apetezca o una caja de M&M. Todo depende de hasta qué punto del mundo tenga que llegar la sorpresa y tu carisma en el comentario.

Confieso que ha sido divertido conseguir meter todo lo necesario en el espacio limitado de la maleta, dentro de la maleta, que me llevo a 
Nueva York. Y quiero que vosotros disfrutéis también. Así que, es fácil: comentad con nombre, tenéis tiempo hasta que volvamos ¡a participar absolutamente todos!




sábado, 5 de noviembre de 2011

La Martina

¿Un evento para bloggers de moda? Escribo en un blog sí, pero mi moda es subjetiva y de tendencias sé más bien poco. ¿La Martina? La cosa es que la marca de ropa en cuestión me suena, yo he entrado en alguna tienda, pero no en Madrid...apostaría por Buenos Aires. ¡Qué casualidad!

La Martina, tienda argentina especializada en ropa deportiva de polo, con diseño italiano. ¿Mi elección? Un bolso color crema de cuero, unos calcetines con flores y unas botas de montar. Por cierto Andrea, ¿cuándo vamos a montar a caballo?
 


viernes, 4 de noviembre de 2011

Inspiración mostaza


Blugirl, Just Cavalli, Lanvin, Gucci (Fotos: YoDona)

Con la llegada definitiva del otoño, que el verano se resistía a abandonarnos, parece que el bombardeo de las nuevas tendencias para el Otoño/Invierno 2011 es cada vez más grande. No sé si será porque la gente aún no compraba en el mes de octubre, estirando las sandalias todo lo que podía, mientras las tiendas no paraban de intentarlo. O porque compramos pero guardamos en el armario, ansiosas por sacar un rato a pasear el nuevo par de botas. Forradas de borrego, si me las pongo ahora, se me cuecen los pies. Luego nos cansaremos de invierno y protestaremos.


Como aún no he decidido qué libro comenzar, dedico mis momentos de lectura a las revistas de cine y moda. Y en lo que a colores se refiere, ya tengo un máster del universo. Uno de ellos: el mostaza. Me encanta. Yo ya lo sabía en verano, por lo que me propuse tejer una bufanda de tal color, para ir metiéndolo en mi armario con sutileza. Y como todos os habéis enterado, salgo de viaje este domingo y quería llevármela. Misión: conseguir tener la prenda terminada.

Estoy orgullosa del resultado, es perfecta. Enorme y abrigada. Gordita, como a mí me gustan. Pero he de confesar que, dada mi reciente iniciación en el mundo del punto y sus traicioneras agujas, al final acabó por hacerla casi en su totalidad mi madre. Aunque yo hice unas cinco o seis filas, equivocándome sólo un par de veces...por fila. Gracias mamá, porque voy a salir guapísima en las fotos.

Conversaciones reales en la televisión


video

Un guión ha de reflejar conversaciones reales.
Eso es lo que dicen los apuntes que tengo para la creación de un buen guión literario. Asegura el profesor que toda situación tiene su reflejo en el mundo cotidiano, en la historia que vivimos los seres humanos. Y que precisamente por eso, nos resulta interesante. 
Leía además, que el diálogo de los personajes ha de basarse en lo que nosotros hablamos en la vida real pero con estilo, hay que trabajarlo. Es decir, conversaciones reales bien construidas. 

Una de las series de televisión que sigo desde el principio emite este otoño su última temporada. Hace un par de días veía su quinto capítulo, en el que los hijos de Nora están dolidos por algo que les ha pasado. Y vi en la práctica lo que antes había leído en la teoría. Al igual que en la secuencia que os enseño, se han tomado un café conmigo para decirme exactamente lo que Nora aconseja a Kitty. No de una forma tan clara y contundente, pero sí con el mismo fin. Lo que demuestra que al final, lo que nos cuentan en la televisión es el reflejo de un mundo cotidiano, pero puesto en palabras bonitas. Eso es precisamente lo que yo tengo que hacer con mi proyecto final. Además, si os parece, inauguro así una manía: colgaros cada viernes mi escena favorita de la semana.


jueves, 3 de noviembre de 2011

Para gustos los colores




Para gustos los colores es algo que te dicen tus amigas cuando hablan del novio de otra amiga que no les gusta mucho: "oye, para gustos están los colores, no podemos elegir todas lo mismo". Es algo que decimos cuando una de ellas te enseña su nuevo bolso y a ti no te hace especial ilusión. Es una frase universalmente utilizada, que queda bien y que además, tiene toda la razón. Mi novio me gusta a mí, el bolso lo llevo yo colgado del brazo (no tú) y me encanta el blanco, pero no el morado. (Menos para las botas blancas, este calzado no pasa por aquí, es un NO rotundo y punto).

Desde que el Café de los 40, de la famosa cadena de radio, abriese sus puertas en la Gran Vía madrileña, esta frase se ha convertido también en el nombre de uno de los platos de su carta: una hamburguesa que tú puedes customizar a tu gusto. Con bacon, sin queso, en su punto o con jalapeños. Como quieras, pero el pan lo ponen ellos al suyo. Y te puede tocar de cualquier color. Eso, la mayor barra de Europa en cocktails y las escaleras de la entrada es lo que más destaca de este restaurante. Es más, se ha convertido en una de mis escaleras favoritas, compartiendo lugar con las del Sacre Coer en París o las de Piazza di Spagna en Roma. He de reconocer que me gustó mucho su exceso de colores, a pesar de las protestas que formulé en su día con mi habitación. Algún día pondré unas en mi casa.

Una carta con cinco tipos de comida, no muy barata y un poco rara. Pero bien para echarse unas cuántas fotos, comprobar que los detalles suman puntos y actualizarse musicalmente mientras comes. Una buena caracterización para Halloween, por cierto.






miércoles, 2 de noviembre de 2011

Una visión política


No me gusta hablar de las cosas que no entiendo. Tengo una predisposición horrible a analizarlo todo hasta la saciedad para llegar a comprenderlo, porque haciéndolo, siento que las decisiones serán las acertadas. Sé que en política las cosas no son un absoluto. Se trata de posicionarte. Un tema, muchas visiones. Tú eliges con cuál de ellas estás más de acuerdo. Simplemente así, votas por una creencia en un hacer las cosas. Y no me gusta cómo se están haciendo ahora. Eso es lo único que sé con seguridad.

Me ponía muy nerviosa cuando en la facultad el debate giraba en torno a un tema político. Me gusta defender mi visión, pero si no la domino, no tengo tanta fuerza. Y a callarme aún no he aprendido, aunque cada vez nos sale mejor a todos. Sin embargo, creo que escuchando las diferentes versiones de los jóvenes que comparten mi generación puedo ser más crítica, y desde ese punto valorar, opinar y decidir. En el momento en el que sepa qué es lo que me gustaría ver en los próximos cuatro años, sabré qué papeleta introducir en la urna. O quizás, no acudir a ellas, para que se den cuenta de que, como dice el chico del vídeo, esto no es un problema de cómo se han hecho las cosas, sino de las reglas del juego escritas para hacerlas. Hay que conseguir cambiarlas.

Por eso, aunque no os interese la política (algo que considero una falta de respeto para con tus vecinos, tu país y su pasado), os pido que dediquéis unos minutos a ver este vídeo. Es simplemente una visión más, pero estoy bastante de acuerdo. Y doy gracias a quien me lo ha enviado por email, porque ha conseguido motivarme para quitarle la razón al chico cuando dice que el Gobierno tiene el mayor grado de responsabilidad de lo que está pasando. No lo creo, nosotros somos más responsables, por permitirlo. Escuchemos entonces ese movimiento madrileño que está dando la vuelta al mundo, conocido como 15-M, puede que sea interesante, ¿no?



Fuente: El País.com



Halloween improvisado

Spice girls con mis compañeras de facultad fue la primera opción. Plan abortado. ¿Novias cadáveres o Ángeles muertos? Elegimos lo segundo, pero no llegamos a comprar las alas. Tarde de Halloween y yo sin plan. Hasta las 20h, un par de mensajes vía whatsapp y ya estaba buscando un disfraz más o menos creíble para la noche terrorífica en Morocco's place; o lo que es lo mismo, la casa de mi amigo Javi muy bien decorada y regentada por él, un Ali Babá del otro mundo. Algunos contaron con más tiempo, pero yo tuve que improvisar lo que sería esa noche. Idea tomada de mi hermano: Cowboy muerto.

Un "suculento" menú para la cena, unas telarañas traicioneras y un Dj de dudable calidad consiguió liarnos en Morocco's hasta que, cansados de recordar los buenos tiempos de Vicente One More time, intentamos imitar a Neymar en su baile futbolero. 
No me lleve el premio al mejor disfraz, pero sí el de la mejor fotografía. Y es que lo de hacer el tonto no se me da nada mal.