sábado, 28 de abril de 2012

Whitney Houston en Glee

Estaba un poco preocupada. Este viernes iba a tener tiempo y, lo que es más importante, iba a recordar que tenía que escribir sobre mi escena favorita de la semana. Pero no había ninguna que sobresaliese. Hasta esta mañana. Volumen a tope en el IPad para escucharla varias veces. No me acordaba yo de ella. Mi hermano creo que fue quién la compartió con mi prima Andrea y conmigo en nuestros muros de facebook. Cuando salió como Sneak Peek, estas cosas modernas que ahora hacen los productores para crear expectación. Y lo hizo. En menos de cinco minutos ya estábamos ella y yo diciendo que no nos hacía falta más capitulo, con esta escena era suficiente. 

Un tributo a Whitney Houston, que no podía faltar en Glee después de los que ya se han hecho, como Lady Gaga o Michael Jackson. Me encanta, por las voces, el vestido blanco de Rachel sobre el escenario (que lo quiero igual), por Whitney, su letra y empezar así de bien un capítulo. El resto también me ha gustado, pero el tema del post es una sola escena. Había que decidirse, por ésta.


lunes, 23 de abril de 2012

Lunes para el libro


Lunes dedicado al Libro. A pesar de ser lunes, puede ser un día especial. Al menos se ameniza el comienzo de semana. A la mujer se le regala una rosa y al hombre un libro, en papel. Eso dice la tradición. Pero una servidora se ofrece para recibir ambos. Aún cuando las flores se le mueren a los tres días, no tiene ningún enamorado lo suficientemente valiente como para regalársela (porque enamorados míos tiene que haber) y libros ya no entran más en sus estanterías. Y eso que este año he probado lo electrónico y no me ha disgustado. Las últimas incorporaciones aún esperan encontrar sitio. Mientras, os los enseño y ofrezco para lectura, por si veis algo de vuestro interés. Soy toda una difusora de las letras. Eso sí, de mis gustos literarios no permito que se opine, que cada día me da por una cosa. Como en todo. 

¡Feliz día del Libro!

Piña (Michael Cera); Por favor, cuida de mamá (Kyung-Sook shin); Crímenes (Ferdinand Von Schirach); La Clave Embassy (Patricia Martínez de Vicente); Vampiros (Ed. Random House Mondadori); Una pasión Vintage (Isabel Wolff); Galletitas (Colección Dulces Deliciosos) Especial Repostería (Doña Petrona); Así cocinan los argentinos (Alberto Vázquez Prego).

domingo, 22 de abril de 2012

Hortera olímpico



Este verano son los Juegos Olímpicos robados por Londres. No haré mención a la indignación que continuo sintiendo ante tal falta de visión del carisma español comparado con el que poseen en la isla británica, ni a los tomates que algún día pienso tirarle al Príncipe Alberto a la cara. Que teniendo en cuenta los años que llevo guardándolos, le entrará como mínimo la triquinosis. El caso es que, entre Eurocopa de fútbol y JJOO del deporte en general, vamos a estar entretenidos.



Foto: SModa.
Las revistas ya empiezan a publicar, a cien días más o menos de que los deportistas comiencen a pasear por el Támesis, pequeños artículos contándonos de todo. Hay que hablar hasta del barrendero oficial de la Villa Olímpica, y así distraer al público de la penosa situación que se vive en los demás ámbitos. Uno de los temas al que prestaremos atención será el atuendo deportivo que llevarán los diferentes países. Hoy he leído que la selección de USA irá vestida de nada menos que Ralph Lauren. Ya se han publicado los bocetos y las prendas reales. La verdad que, entre el estilo de este diseñador y que sus colores acompañan, van a quedar bastante bien. Y es que, si alguien sabe de imagen, son ellos. El cinturón es ideal, y la sudadera blanca estoy por pedírsela a los Reyes Magos para el año que viene.

España también ha presentado su increíble colección para deportistas. Tres modelos. Dos para hombres y otro para mujer. Si yo fuese deportista (que lo soy, pero no de esa categoría) no me pondría ninguno. Pediría al Comité que, por favor, me dejase pasear directamente con el bañador. Cualquiera que fuese su diseño. Al menos, menos metros de tela. Porque en fin, no sé cuál de los tres es peor. Debe ser la influencia de ese patriotismo macarra del país, que yo creía iba en disminución, pero no.

Foto: SModa.
Para la mujer agarro un pareo de
un puesto cualquiera de playa, con unas horribles flores bordadas en la parte inferior, se lo ato a la cintura sin darle ningún tipo de forma y con un largo monacal. Pero es que además, le pongo una especie de blusa-chaqueta amarilla (Dios gracias que Inglaterra no es conocida por su variedad de insectos) y se la anudo con una cinta roja; para ponerle luego otro nudo (ahí, recargando), con un pañuelo que proteja esas gargantas y así gritar con gusto el "Olé, olé" español. Echo en falta, eso sí, el abanico y el sombrero de paja. ¿Nos hemos despistado?

Para el hombre, la cosa mejora. Un poco. Al menos no nos salimos de lo que viene siendo la línea general de cada JJOO que yo recuerdo desde que los veo. Pero ya lo mejor de todo llega con el chandal. En esto en España sí que somos unos expertos. Aquí, no nos gana nadie. Y eso lo sabe hasta el mismo Alberto de Mónaco. La gorra, la de siempre, que no falte. El chandal en sí, entallado. Para seguir un poco esa moda italiana que llevamos viendo varios años ya. Pero lo que de verdad me apasiona es esa especie de tatuaje amarillo que adorna el cuello, eso es dar clase y estilo a una prenda. Los demás, no saben. El diseñador entendió que la cosa quedaba algo sosa y decidió añadir dos líneas laterales del mismo color en los pantalones y unas zapatillas discretas. Vale que la combinación de nuestra bandera no es la mejor que puede hacerse. Es algo que los españoles asumismos hace tiempo. Pero, de verdad, ¿es necesario hacerlo tan evidente?

viernes, 20 de abril de 2012

Mi escena favorita: Pan Am


Otro viernes que no falto. Esa es la novedad, que escriba sobre mi escena favorita de la semana. Tras un gran debate interno, me he decidido por la última de Pan Am, que cierra su primera temporada. Y espero que no se quede sólo en ésta. Me ha gustado mucho. Por la estética y su ironía, casi siempre en la boca de Maggie Ryan, interpretada por la delgadísima Cristina Ricci. 

Pan Am está de modaKarl Lageferld presentó su línea crucero para esta Primavera/Verano 2012 sentando a sus invitados en la parte más VIP de un avión comercial con destino "Alta Costura". Y el color más utilizado, por supuesto, el Azul Pan Am. No había más nombre que buscar. Me llegué a meter tanto en esta serie de catorce capítulos, que el otro día me puse una falda tubo para ver qué se sentía en los años 60. Las compadezco y admiro a la vez, ¡qué movimientos de curvas con tan poco espacio de trabajo! No sabéis lo que sufrí para subir los escalones, llegué a pensar que rompía la falda por tres sitios distintos. Ellas no.
 

La serie lo tiene todo para entretenerme. Líos amorosos, un piloto guapísimo y otro, que no lo es tanto, pero estoy segura se convertirá en un marido y padre maravilloso. Cuatro o cinco chicas guapas, siguiendo los cánones de aquella década, con una cuidada selección de la moda de entonces y unas maneras exquisitas. Agentes del MI6 y de la CIA, también guapos. Nueva York en todo su esplendor y un destino por capítulo: Londres, Roma, París o Haití. Y la Nochevieja del año 1963 que deja asuntos pendientes para el siguiente.

video

jueves, 19 de abril de 2012

Cuando descuidas tu 80%


El 80% de la imagen de cada persona viene representado por su pelo. Es decir, que somos idiotas. Y ahora os explico por qué. Mi madre, que a veces es muy sabia, me lo lleva diciendo un par de semanas. Yo no sé qué le ha dado ahora con que debería pasar por la peluquería. Se llevará comisión. Primero lo intentó con eso de que venían las fiestas navideñas. Luego encontró la excusa perfecta y me sugirió hacerlo antes de volver a Buenos Aires. Y ahora, sin darse por vencida, insiste por la propia salud de mi cuero cabelludo. Algún día se dará cuenta que mi pelo y yo somos una causa perdida.

Es cierto que no sé el tiempo que llevo sin pasar por las manos de una peluquera. Haciendo cálculos generales, creo que son más de diez meses sin dejarme tocar por una de estas rebeldes. Nunca siguen tus instrucciones, me enferma. Lo hice en verano del año pasado y podría asegurar que mi memoria no recuerda tortura posterior. Pero no le voy a dar más vueltas. El asunto es que mi madre, con toda su sabiduría, vio respaldada su manía persecutoria con mi pelo en una revista de moda de estas que nosotras estudiamos: "¿Ves Marta? Mira lo que dice aquí, el 80% de la imagen de cada persona viene representado por su pelo". A gritos, para que me entrara con más rapidez en la cabeza.


Si esto es real, entonces ¿qué hago yo gastando dinero en ropa? Si total, sólo representa el 20% de tu imagen. El pelo es lo que hay que atender y vestirse ahora es "cuidar los detalles". Todo el conjunto es un gran complemento que se construye por piezas. Tú lo que tienes que hacer es cuidar tu pelo. Y claro, eso de no pensar en cómo te queda la ropa con él, ni se te había ocurrido. Porque es todo el atuendo diario el que debe armonizar con tu cabeza, y no al revés. A mí me han enseñado que las cosas salen por mayorías, y lo que corona mi cabeza tiene, en este caso, más representación. No sé que hacemos todos malgastando nuestros días en Zara y Mango, en vez de sacarnos la tarjeta de fidelidad en Llongueras, por ejemplo. Estamos despistados. 

Mucho nos quejamos de que tenemos celulitis y de que nos sobran dos o tres kilos. Nos machacamos en el gimnasio y cuidamos la alimentación. Si hemos comido tarta de chocolate por la mañana, para por la noche, un caldo. ¡Y ni nos fijamos en que las puntas están abiertas! ¡¿Pero en qué estamos pensando?! Ya entiendo por qué no tengo mil quinientos novios, es porque me aburre mi pelo y no le hago ni caso. Claro, voy en desventaja, trabajo mi imagen sólo en un 20%. ¡Un desperdicio de esfuerzos es lo que hago! Menos mal que adoro los sombreros, diademas y demás tocados. Que aunque haya días que ni me peine (la gran mayoría), al menos oculto el pelo al natural que yo llevo. Así que, ya sabéis, menos armario y más estanterías en el cuarto de baño, con todo tipo de productos para el cuero cabelludo. Despedid al entrenador personal y pagad una fortuna por un peluquero. Y que sea varón, que tiene más glamour. Yo ya no me descargo cualquier catálogo de Inditex, ahora prestaré toda mi atención al de Evita Peroni y compañía. 

martes, 17 de abril de 2012

Dos swatch para esta primavera


Como la última vez que dejé mi sugerencia sobre un swatch en este blog (pincha aquí), el tesoro llegó, he pensado volver hacerlo. Esta vez, por partida doble. Y es que en realidad, no sé cuál de los dos me gusta más. Pero son los elegidos para la Primavera de 2012.

Durante la Semana Santa me puse al día en lo que a tendencias se refiere. Intenté avanzar en mi lectura de revistas, que la cosa se amontonaba ya demasiado. Y en serio que me lo he aprendido, esta temporada se llevan los tonos pasteles. Lo sé. Pero es que yo me adelanté, y ya tuve mi pequeño swatch azul de correa doble como regalo el verano pasado. (No me canso de repetirlo, me copian). Así que me permito la discordancia: un fucsia al que se le ven las tripas y un ácido más oscuro, para ir en contra. Del pastel, la luz y el aire veraniego. Lo de siempre: yo, me dejo regalar.

lunes, 16 de abril de 2012

Real Madrid hasta el final

Llevo un día de los nervios, y sé que si os cuento el motivo me llamaréis exagerada. Pero creedme, no puedo evitarlo y voy a compartirlo. ¿Motivo?Fútbol. Mañana empezamos lo que yo creo es la etapa más histérica de la temporada. Al menos yo no puedo comer ya en total estado de calma, el continuo cosquilleo en el estómago no me deja hacerlo. Y comienza mañana a las 20,45h en Munich. Ahora tenemos que ir a por todas en cada batalla. Porque chicos, esto ya necesita de unos guerreros dispuestos en el terreno de juego con una idea clara, dejarse la piel en el campo. Ellos y nosotros. En casa, en el estadio o desde el coche. Hay que vestirse de blanco e ir a por todas: Liga, Europa y recuperar la admiración que hemos dejado descansar estos últimos años. Porque todo pesa y todo se para. Muy mal acostumbrada estaba yo, que desde pequeña pude ver casi un título por temporada, y más. A veces hay que obligarse a valorar el triunfo conseguido, para lo que no hay mejor forma que dejar de ganar. 

No sé quién dijo hace unos meses que el Real Madrid siempre vuelve. Paciencia. Por mí, ya hemos esperado bastante. Los hay mejores, no lo niego. Pero estoy convencida. Es más bonito sudar, pelear y llegar por casta.  Aquí creo que ganamos, y el enemigo lo sabe. Es algo que tenemos que tener claro nosotros y el que dirige desde el banquillo. Ni soy entrenadora ni lo pretendo, pero sólo le diré una cosa:


 Un general victorioso primero gana y después emprende la batalla; un general perdedor primero emprende la batalla y después espera ganar (Sun Tzu)

Gana primero Mou, que lo demás ya viene.

domingo, 15 de abril de 2012

Niente, e cosi 'sia

Es curioso ver cómo leyendo un libro puedes encontrar lo que llaman por ahí empatía. Oriana Fallaci es una periodista italiana que cubrió la guerra del Vietnam, entre otras muchas cosas, por supuesto. Y Niente, e cosi 'sia (Nada, y así sea) el libro que surgió tras su experiencia en ella, y como respuesta a la pregunta de su inocente sobrina Elisabetta una mañana cualquiera: ¿qué es la vida? Y es curioso encontrar esa empatía en una idea de futuro que fue, en principio, uno de los objetivos por los que yo quise ser periodista. Contar historias, cubrir una guerra o cualquier conflicto armado. Ayudar contando, informar de verdad. Una idea.

Y sigue siendo curioso encontrar en esa historia la respuesta a por qué echas tanto de menos Argentina o París. Cuando lo que ella ha vivido no se parece en nada a lo que yo disfruté. Mientras Oriana se refugiaba con cada bombardeo, yo salía a recorrer las calles buscando algo nuevo, o lo mismo que la noche del pasado fin de semana. Sin embargo, ambas volvimos a casa, y aunque la seguridad y cariño que gozamos aquí no lo encontramos fuera, siempre miramos el mapa buscando volver. No sabemos qué nos conquistó, o si fue la simple sensación de estar viviendo algo nuevo y diferente, algo irrepetible, algo tuyo. Y cuando te toca cerrar la puerta, te resistes. Quieres que siga entrando algo por ella, lo que sea.

"-La muerte no me quita el sueño. Forma parte de mi trabajo diario, forma parte de mi vida.
-¿Su muerte o la de los demás?
-Es lo mismo. En la guerra la muerte es impersonal."

miércoles, 11 de abril de 2012

Cuarentón deja tu CV aquí

Hoy es miércoles, por si no os habíais dado cuenta ya os lo comento yo. Y ¿qué pasa en mi vida los miércoles? Que llega el HOLA y su examen, no exhaustivo, pero sí el suficiente como para quedarme a gusto. En uno de mis puntos a destacar del número de esta semana hago la advertencia de lo cada vez más feliz y más guapa que encuentro a Carlota Casiraghi, a pesar de que no estoy conforme con su nuevo noviazgo. Se lo perdono con reservas y le doy el plazo de un año improrrogable para que termine con él. Evidentemente, y esto si queréis lo hacemos bajo apuesta, volverá con su antiguo novio, el cual no lo estará pasándolo mal tampoco. Seguro que si lo buscamos en alguna playa lo encontramos con una chica exuberante.

Y es que la cosa es así.
Carlota pasea su glamourosa relación con un cuarenton por las calles de París y ahora, Nueva York. Que yo tranquilamente le dejaba con este hombre y me quedaba con su agenda. Pero ese no es el tema, que me pierdo. Y Alex Dellal estará con una chica guapísima tomando el sol. Es decir, ella ha hecho un cambio peor pero está radiante y él, no es que haya mejorado (porque mejorar a la princesa de Mónaco es demasiado complicado), pero si hacemos la comparación de cambios, lo que se lleva Alex es mejor. Sin embargo, él está triste seguro. Así que, en no más de doce meses, ambos se darán cuenta del error cometido y volverán a estar juntos. En este mismo año ya le ha dado tiempo a su hermano Pierre de conseguir que yo me enamore de él. Sé que es algo que pide cada año a los Reyes Magos. No ha debido ser muy bueno de momento. Tanta vida perra tiene sus consecuencias querido
.

El tema es que mientras Pierre viene en mi búsqueda, yo he decidido que no está mal tener un romance con un hombre mayor. Sí, creo que le da a tu vida un aire de sofisticación. Lo peor de todo, no es que yo piense en esta posibilidad de dejarme seducir por un cuarentón, no. Lo peor es que yo acceda a un romance, con la pereza que me da lo de enamorarse y su historia. Pero locuras transitorias al margen, que espero sean simplemente producto de la entrada de la primavera o de la manía que les ha entrado a mis compañeras con casarme, dejo abierta la puerta a los siguientes candidatos. Única y exclusivamente. Con un simple comentario en este post, pueden dejar su solicitud. Ya les indicaré el email al cual remitir su CV, con los puntos que se discutirán de forma privada y que yo decidiré. Otro día, daremos paso a los no tan maduritos.



jueves, 5 de abril de 2012

L'épi

Un amigo me sugirió la lectura de una crítica gastronómica escrita por una periodista introducida en este mundo por su pareja. Una página más en la revista especializada que dejó caer en mis manos una tarde, después de mi primera lección sobre combinación de sabores. Lo que hice mal el primer día, y los demás, sino me hubiese dejado guiar por su experiencia. Yo, dejándome aconsejar sin protestar, ¡qué cosas!

Me dijo también que debía aprovechar la forma que tengo de contar las cosas para dedicarme a ello, que por qué no aprendía algo de su mundo y lo hacía mío, para contarlo a mi manera. Curioso que mi amigo, que no comparte mi lengua, me anime a escribir. Pero me convenció, un poco. ¡Ahí voy!

L'épi, con cien años de historia, es lo que los franceses llaman una boulangerie. No se trata de una pastelería ni de una panadería como lo entendemos en España, es una mezcla. Venden pan y repostería, pero nada de bombones, elaboradas tartas y pasteles. Se dedican más a lo que conocemos como bollos, bizcochos o mini-panecillos con sabor. Esto lo aprendí cuando vivía en París, no en Argentina, seamos sinceros.

Renan, este amigo que se empeña en que aprenda, tenía la costumbre de visitar este sencillo negocio cuando terminaba las clases en su escuela de cocina, situada a pocas cuadras. Llenaba una bolsa de papel  con sus favoritos y se sentaba en el Parque Vicente López a disfrutarlos. No sé si el primer premio se lo daba a los croissants con almendras o al pain au chocolat. Me hizo probar ambos y confirmarle que sabían igual que en Francia. Hace bastante que no subo al país galo, pero recuerdo perfectamente, no sólo el sabor, sino también el olor que desprendían. Y a pesar de que no son lo mismo, sí puedo decir que la imitación es muy buena. Sobre todo saborear algo así a tantos kilómetros de distancia, y con la masa típica de las facturas argentinas como único punto de contraste.

Una opción para una tarde con los niños al salir del colegio. Para dejar que se asomen por el mostrador de cristal y ellos mismos decidan qué merendar. Y para cada mañana, para comer con una buena baguette y desterrar el pan argentino que, siento decirlo, no es buena compañía.

Boulangerie Française
C/ Montevideo 1567
C1018ACG Buenos Aires (Argentina)
Tlf. 11 0 4812 1390