viernes, 29 de junio de 2012

Noche de San Juan


San Juan se celebra más por la noche que le da entrada que en su propio día. Yo prefiero felicitar a los que así se llaman antes de que se apague la hoguera. Esa que a media noche se enciende para arrojar en ella todo lo que queremos que desaparezca, un deseo de cambio o un anhelo de mejora. 

La noche de San Juan, que llena las playas españolas de gente, marca el inicio del solsticio de verano. Sol y Luna bailan juntos, mientras la segunda le explica al primero que, a partir de ahora, saldrá menos tiempo a vernos. Son muchas las costumbres que existen en cuanto a su celebración; no sólo en algunos países de Europa, sino también, en Sudamérica. Yo me fui este año a la playa, a celebrar el cambio, a quemar lo que no me gusta y esperar con ilusión lo mejor que venga.

Foto: Marta. (Mataró, BCN)

jueves, 28 de junio de 2012

No es provisional

Ya no es provisional, ya puedo borrar la simple posibilidad apuntada a lápiz. Puedo ponerlo en rojo, con rotulador fluorescente y rellenarlo en amarillo. Ya es una cita obligada en mi agenda. Y a estas horas, sabemos incluso el rival, y se respeta. Italia es Italia.
¡VAMOS ESPAÑA!

Lolita Bakery

Me gusta. Doblo pico. Recorto. Marco. Copio. Rutina de lectura de cualquier revista que cae en mis manos, ya sabéis. Todo lo que leo y me interesa lo anoto, para cuando tenga ocasión de probarlo. Si me acuerdo. También archivo artículos interesantes acerca de lugares que pienso visitar. Os aseguro que no me dará la vida para acercarme a todos, pero por si acaso. Barcelona sí, y tenía un reportaje por barrios esperando que echase un vistazo. Sorpresa fue cuando llegué a casa y me di cuenta de que uno de los sitios que yo tenía señalados para conocer, me lo habían descubierto mis amigas, Miriam y Carla. En una escapada rápida me dio tiempo hacer check-in. Y a dejar mi correo electrónico, por cierto.

Lolita Bakery es, según el reportaje de la revista ELLE que yo recorté, una estilosa pastelería donde hornean los mejores cupcakes y pasteles que puedes probar. Por si fuera poco, hacen tratas con las formas que elijas y las empaquetan como el mejor de los regalos. Según su tarjeta de presentación, cuenta con dos sedes en la ciudad condal: una en la calle Provença núm. 267, y otra la que yo visité, en la calle Portal Nou núm. 20. Pequeña, coqueta y ordenada. Su mostrador muestra la colección de cupcakes que tiene para ese día y arriba, en botes de cristal: cookies, merengues y pedazos de brownie. En el frigorífico que le sigue, las tartas. Coloridas y con bastantes centímetros de altura. Es una más de esas pastelerías que están tan de moda. 

Nos llevamos bastantes. El hermano de Miriam no quería quedarse sin probar las recetas elegidas para ese domingo por la tarde. Te las empaquetan en cajas de cartón al estilo de Magnolia Bakery en Nueva York. O si quieres, puedes comprar una caja más elaborada para guardarlas. Ellos dicen que sus recetas son 100% originales. Nosotras probamos dos tipos: Algodón de azúcar y Coockie and Cream. Esponjosas. Dulces. Muy ricas. Y una coockie tradicional, que según Miriam, superaba a las reinas del lugar.

Un par de mesas y pocos taburetes que hacen que tengas que salir a la calle a disfrutar de ellas. Se trata de un sitio más para comprar y llevar que para quedarse. Además, si quieres practicar con este tipo de repostería, la tienda te ofrece en sus estanterías los ingredientes que utilizan. Y también pequeños detalles de decoración. Cuentan con venta online y sus precios no son excesivamente baratos. Cada cupcake vale 2,50 euros, que yo diría es el precio base. La atención divertida, pero al ser un sitio tan pequeño, todos los comensales ponen la oreja para escuchar lo que tiene que decir el que está a su lado. Un sitio muy Lolita.
 





sábado, 23 de junio de 2012

Elefantes para Juan

Me apetecía volver a las labores de abuela que practico a veces y ver un resultado rápido. Y me apetecía también llevar algún regalo en mi primer encuentro con Juan. Tenía muchas ganas de verle llegar. Aprovechando que esta noche encendemos hogueras por San Juan, y de que no sé cuándo ni por qué, pero empezó a gustarme este nombre para mis rápidos e intermitentes arrebatos de instinto maternal, (que llegan y se van, lo prometo); os dejo mi pequeño detalle, por si alguna vez queréis que os dedique uno. ¡Quién sabe, quizás algún día tenga que repetir este mismo motivo!

viernes, 22 de junio de 2012

Nota para un nuevo ingeniero


Breve pero, al fin y al cabo, una felicitación. Nota para reconocer lo orgullosa que me siento de tener en casa, y nunca mejor dicho porque no tiene pensamiento alguno de abandonarla, un ingeniero joven, inteligente y guapo. ¡Qué pena no poder casarme con él! Un ingeniero que lo es a partir de hoy, que ha trabajado desde que se hizo a la idea de que son unos años que hay que hacer y punto, que se convenció a él mismo que podía. Que se arriesgó, aguantó un primer año y continuó sin dejar de sonreírme desde la habitación de enfrente. Que mientras estudiaba seguía pendiente de mis ocurrencias, y en muchas, me acompañó. Un ingeniero que ha compartido conmigo biblioteca, desesperaciones y arrebatos encolerizados contra el profesorado en general y la Universidad Rey Juan Carlos en particular. Un ingeniero.

C
uando yo me encontré con que me había convertido en doblemente licenciada no tuve ese sentimiento de alegría que ahora tengo. Simplemente me sentí aliviada, pensaba que eso era algo que tenía que hacer y que lo grande aún estaba por llegar. No me sentí orgullosa de mí misma. Y espero que a mi hermano le pase lo mismo. Que sepa que por fin ha subido un escalón más, que no se lo podrá quitar nadie, pero que es uno más hacía arriba. Que tenga esa sensación de que lo bueno aún está esperándole en algún sitio y que si no lo ve, que suba y se mueva hacia los lados. Pero ese escalón Mario, ya es tuyo. No bajas. Tu línea base ya se ha quedado en él. Por delante, lo mejor: pensar en construir. Buscar. Disfrutar. Y yo sí, de tí, estoy muy orgullosa. Bienvenido al mundo post-universitario. Felicidades INGENIERO.

miércoles, 20 de junio de 2012

Museo Romántico en Madrid


El Museo del Romanticismo, inaugurado en 1924, fue creado por Benigno de la Vega-Inclán y Flaquer, Segundo Marqués de la Vega-Inclán, donaciones a las que se añadieron con posterioridad obras de otras personalidades del momento como el Marqués de Cerralbo, el literato José de Larra, José de Zorrilla o Juan Ramón Jiménez.
Al igual que despertó el interés de intelectuales de la época, como José Ortega y Gasset, lo hizo con mi madre y conmigo hace más o menos un año, cuando volvíamos de una exposición del impresionista francés Edgar Degas que nos decepcionó bastante, por no decir, muchísimo. No hubo ni una sola bailarina en la muestra. Yo ya las había visto en el Musée d’Orsay de Pariscuando vivía por allí y dedicaba alguna tarde lluviosa a intentar entender el arte. De ahí, la cabecera de este blog. Pero mi tía Pilar y mi madre no, y se quedaron con las ganas.
Con un director como Rafael Alberti durante la posguerra, no podía faltar la poética en el museo. Un palacio burgués en la calle San Mateo, que muestra cada estancia típica de aquella época; en la que los colores pasteles, los motivos florales y la delicadeza en el vestir de sus habitantes era objeto de estudio diario. Con una guía gratuita que te ofrecen en la entrada (y que devuelves al final de la visita), recorres cada una de las habitaciones numeradas para reconocer cada etapa, no sólo del arte que predominaba en la decoración de aquel momento, sino las estancias básicas de todo hogar burgués que quisiese convertirse en punto de encuentro para cualquier evento de la socialité. Que eran muchos, por cierto.
Una sala de juegos infantil un tanto tétrica, (estoy segura de que mirando a las muñecas fijamente durante un minuto, se te aparece el diablo), unos abanicos que parecen más bien cuadros o diminutas joyas recuperadas de los tocadores de esas damas que empolvaban su nariz para demostrar que a ellas el Sol no les daba, son capaces de llenar una hora de tu tarde para salir del Palacio con ganas de llenar tu casa de tazas de porcelana y guantes de seda.







lunes, 18 de junio de 2012

Excentricidades de un lunes


Llevo un par de semanas hablando con varios amigos de un tema recurrente en toda conversación de domingo: qué horror mañana es lunes, odiamos los lunes. Lo piensas y comentas cada fin de semana, como si fuese nuevo. Y estoy segura de que esto es así desde que nuestros antepasados estructuraron su tiempo en semanas, que no tengo ni idea cuándo tuvieron a bien hacerlo ni de dónde sacaron los nombres. No pienso investigar. Me da pereza, es lunes. 

Son varios lunes ya los que me encuentro con algún indicio que corrobora estas tertulias de odio indiscriminado hacia el inicio de la semana. Pobre lunes, que seguro que no quiso y le tocó ser el primero. Aunque de compasión nada, que nos lo recuerda cada semana, no puede pedir un día por asuntos propios. Y es que los lunes son diferentes. Hay una especie de compenetración generalizada por perdonar todo con el motivo de estamos a lunes. Se pasan deslices, puedes decir alguna tontería y hablas de cómo "el juez deberá compadecer ante el testigo" en la próxima "audiencia previa", que te estás inventando además, porque no existe. Tú sabes lo que quieres decir, pero la mente no acompaña. Y menos si no te has visto aún con D. Café, tu gran amigo. En estas circunstancias, es el mejor amigo del mundo mundial. 

Algunas de estas excentricidades que te da por hacer un lunes por la mañana y que, dado el caso, te perdonas pueden ser (así, dando ejemplos): 

  1. Echar vinagre (en lugar de aceite virgen extra) en tu tostada. El desayuno del lunes es más deseado que nunca y tú te empeñas en estropearlo. Sin darte cuenta, estás tan metida en la conversación con tu compañera contándole todas las compras que has realizado ese fin de semana y cómo tu cuenta corriente un día te prohibirá su libre disposición, que además rocías bien tu ración de pan. Te falta pinchar con el tenedor para que se empape hasta el fondo. 
  2. Que tu coche te deje tirada a las 00:05 horas, en pleno comienzo de la jornada. Con la confianza que tú tenías depositada en llegar rápido a la cama, dormir y descansar tranquila. Pero no, el lunes se empeña en que te sientes tranquilamente en el suelo, llames a tu padre y lo saques de la cama, tengas que esperar a la grúa, consigas llevar el coche al garaje y, cuando ya estás llegando a la puerta de tu casa, te llame tu padre y te diga que vuelvas a bajar, que llevabas la puerta de la gasolina abierta, que además, no recuerdas ni cómo ha llegado a ese estado.
  3. Lavar la manzana de las 12am con jabón. Y hacerlo después de tu encuentro con D. Café sí tiene delito. Mirándote al espejo y diciéndote a tí misma: perdónate guapa, que ya sabes, es lunes; ¡cuánta razón tenía yo ayer! En fin, que acabas frotando para eliminar todo resto de contenido tóxico, porque tienes hambre y no piensas quedarte con el estómago vacío. Antes mueres de intoxicación. 

domingo, 17 de junio de 2012

Sputnik, mi amor

Ya sé que ésta es la historia de Sumire, no la mía. Pero es a través de mis ojos como se presenta a un ser humano, a Sumire, y es a través de ellos como se desgrana la historia, así que me parece hasta cierto punto acertado explicar quién soy. No es la primera página pero sí una declaración de intenciones de la forma en presentar la historia. Contada en tercera persona, es el mejor amigo, (o quizás el único), el que nos describe quién es la protagonista, Sumire. Cómo piensa y actúa, y por qué cree él que lo hace. Sin embargo yo, no creo que sea precisamente ella el personaje principal del libro.

Son tres. SumireMyú y él, quien no revelará su nombre en todo el relato. Simplemente es él. Y no es la historia concreta de ninguno, sino de cómo piensa éste último a sus dos compañeras en el libro. De cómo piensan ellas a su entender. Sólo en dos documentos escritos por la primera, robados de la intimidad de su escritorio, podemos entrar en la cabeza y el cuerpo de Sumire. Y a través de la pluma de ésta, en el de Myú. Pero son pocas páginas. 

Sumire es una joven demasiado compleja. No sé hasta qué punto merece la pena ahondar más en su cabeza, el sentimiento que te quedaría sería quizás, aséptico. Creo que incluso es mejor no identificarse con ella, prefiero la melancólica imagen que muestra Myú. De ese tiempo que fue pero que no vuelve. Este personaje, ya le comentaba a un amigo, merecería un spinn-off. Se podría llevar el premio Oscar a la Mejor Actriz Secundaria. Te quedas en la distancia con ganas de más. Con la misma última imagen del narrador; la de quien se aleja en la bahía, la de quien pasa a tu lado en la carretera. Apenas unos instantes. Y él, que se lleva la parte más trágica de la novela: la de quien ama sin ser correspondido y es incapaz, no ya de amar a otra, sino simplemente de no pensar en quien sabe es su persona. La que elige sin querer. La que no olvida.

Murakami, autor del "Sputnik, mi amor", deja ver de vez en cuando su manía de filosofear con el pensamiento de sus personajes. Algo que ya me puso de los nervios con Tokio Blues, quizás su novela más aplaudida. Yo quise matarlo por ello. La conservo en la estantería porque la portada me gusta y porque costó dinero. Pero aún así, acierta a dejarme cotillear en lo que piensa un personaje de otro. Pero sin llegar a juzgar, sólo intentando hacernos comprender. Porque él, ya comprende a Sumire. Y a Sputniksu amor, la intuye.

- Groucho Marx tiene una frase muy buena- dije-: "está locamente enamorada de mí y, por eso, ya no entiende nada de nada". Ésta es la razón por la cual está enamorada de mí.

Sputnick, sweetheart.
Haruki Murakami, 1999

miércoles, 13 de junio de 2012

Tarta en el Jardín


Un rincón de Madrid que tenía muchas ganas de conocer está en el número 13 de la calle de de San Mateo, en en barrio de Malasaña. Y es un rincón con todas las letras, porque se abre una vez has pasado la tienda del Museo del Romanticismo, convirtiéndose en una sala más del mismo, aunque no con tanta historia.

El Café del Jardín ocupa el pequeño patio que conserva este palacete romántico. Una terraza con encanto que busca su espacio dentro del edificio gracias a un corto pasillo, con dos filas de mesas (una a cada lado) y la barra al final. Domina el blanco pero deja el protagonismo a los espejos dorados y el verde salpicado de hortensias que inunda el propio jardín. Fuente incluida. No es una de las terrazas del verano, de éstas que están de moda y que llenan los blogs de aquellos que recorren la ciudad en busca del sitio del momento. Pero puedes sentirte un poco más burguesa pasando una página tras otra de tu libro mientras desayunas o meriendas. Y si no te has llevado ese libro, puedes coger prestada una de las revistas que te ofrecen en la mesa redonda que está junto a la barra. 

Una carta de dulces y salados, con precios asequibles y no muy complicada. Mi madre y yo fuimos a tomar un café después de una larga mañana de compras y una hora de visita al Museo. Queríamos regalarnos una tarde en el Jardín, que ya nos gustaría tener como propio. Sólo probamos lo dulce y aunque se limita a cookiesdonutscroissants y la "tarta del día", escogimos esta última y acertamos. Los cafés y tés, por cierto, tienen denominación de origen. Si es que eso existe. Nos quedamos con un brasileño de los primeros, no muy fuerte. Riquísimo. 

Y puedes ir con tus amigas, los nuevos colores de pintauñas que has comprado para el verano, porque te cuesta decidir con cuál quedarte y probároslos todos. Con tu madre, como hice yo, para hablar de la vida en general o incluir a tus tías y llevarte la revista de los miércoles, el HOLA.








martes, 12 de junio de 2012

La voz dormida

Nunca reconoceré que he aplaudido una película de producción española. Es una excepción: La Voz Dormida. No hago caso de los estrenos patrios ni sé qué aparece en las salas de cine ni cuando ni quién protagoniza qué. No le presto la más mínima atención. No comparto gustos, eso es todo. Mi madre, que últimamente no se desprende de su Ipad ni para cocinar (es la más enganchada de todos en casa), me preguntó de forma inocente: ¿no has visto esta película?

El amplio abanico de timbres que tienen las madres para hacer preguntas, contestar a ellas o emitir comentarios es alucinante. Cada uno  tiene un matiz y con ocho años ya eres capaz de distinguirlos. Esta vez, su tono me dejó intrigada. No dijo más hasta que el otro día le comenté que ya la había visto y que me había encantado. Ella coincide. Es una cinta más sobre la posguerra española. A veces parece que no hay más ambientación posible para el cine español. Pero no sé si es por la interpretación de María León, (que ganó el premio Goya a la Mejor Actriz Revelación) o por su hermana en la ficción (Inma Cuesta) o incluso su novio en la distancia (Marc Clotet); me impresionó. Tanto que me sentí indignada con todo lo que pasó entonces, que yo estudié en clase de Historia y que, afortunadamente, no tuve que vivirlo.

Aún a pesar de ser una película española, os la recomiendo. La expresividad de la Señorita León es tremenda, y la dureza en la cárcel también. Me quedo con tres escenas: el paseo como "novios" por el centro de Madrid con la posterior confesión amorosa en la Iglesia, la canción que se dedican las hermanas en la cárcel y la última a la salida de ella, que no os cuento.

jueves, 7 de junio de 2012

En Argentina periodistas

Mi amigo "Delpo", un chico del sexto piso al que conocí cuando vivía en Buenos Aires, me ha felicitado esta mañana. Ha sido el primero. Al principio, no entendía nada. Pensaba que alguien se había dedicado a cambiar la fecha de mi cumpleaños en Facebook, y lo he comprobado. Pero no. Y antes de dar las gracias, he preguntado por qué.

¡Feliz día del periodista!- me ha dicho. Inmediatamente lo he buscado en Google y es cierto. En Argentina hoy es el día de los que intentamos escribir para que nos lean, de los que aspiramos a informar e intentar cambiar, de alguna forma, el mundo. Supongo que todos empezamos queriendo hacer algo diferente.

Y me he acordado del búho que me regalaron mis padres este fin de semana, (regalado sí, porque se lo iba a pagar pero se me ha olvidado). Tengo varios, porque dicen que son el amuleto de los Capricornio. Están todos junto a mis guías de viaje, ¿casualidad? Algún día os los enseñaré. Hoy os presento al Señor Búho de mi profesión, de una de ellas: periodista.



miércoles, 6 de junio de 2012

Comentarios masculinos para la Eurocopa 2012 (Capítulo 3)

A pocos días del comienzo de la Eurocopa 2012, os hago entrega del tercer y último capítulo sobre los comentarios que tuve que formularle a un amigo respecto a sus advertencias de convivencia durante el mes de junio. Para estar al día, leer el capítulo 1 aquí y el capítulo 2 aquí. Para los últimos puntos, siempre desde el amor y el cariño, decir que los varones de mi familia se considerarán, a estas alturas, afortunados. No saben las joyas que tienen en casa, que siguen el fútbol con ellos. Os deseo a todos (españoles) una MUY FELIZ EUROCOPA. 

11).- Los resúmenes de los partidos durante la noche son tan importantes como los mismos partidos; no se te ocurra decir "pero si eso ya lo has visto, ¿por qué no cambias de canal?" ni "¿no te aburre ver todo el rato lo mismo?" ¡¡No, no, no, nooooooooo!! 

Esto es muy fácil, tú al salón y yo a la habitación. O al revés. A mi no me hace falta que me repitan las cosas dos veces, la primera me queda todo muy claro. Pero entiendo tu limitación,eso sí que es condición genética XY. 

12).- La cerveza siempre será lo primero en la lista de la compra. La cerveza sin alcohol no es cerveza. 

Te conviene, créeme, que no me alcoholice. No respondo de mis actos, de ninguno; y menos cuando haya llegado el momento del punto 5, (que te recuerdo hablaba sobre mi desnudez como vestuario para los partidos, con todos tus amigos bebiéndose esas cervezas). Para mí, una bebida fría, zumos naturales y, si me permites, algo de picar. 

13).- Vestir en chándal o llevar la camiseta de la selección está bien visto en esta época del año. Quizá no cumpla con tus expectativas estéticas, pero La Roja es intocable. Si casualmente se pierde o se estropea en la lavadora, compraré una nueva con el dinero que tenía reservado para tu regalo de cumpleaños. 

Querido español, te aconsejo que dejes el chándal olvidado en cualquier rincón del armario por dos motivos: a) Me horroriza y soy capaz de comprarte el que se ha diseñado para los españoles en los JJOO, así se te quitan las ganas; y b) En junio y julio hace calor, vas a sudar bastante, ¿no será mejor un bañador con chanclas? Pero mira que el inteligente eres tú. 

14).- El Barça, el Real Madrid, el Valencia o el Sevilla no juegan, aunque sí muchos de sus jugadores. Si vas a animar a un equipo, que sea España. Y no importa que hace dos meses me cagara en los muertos de éste o aquél jugador, ahora están en la selección y son los mejores. Mi fe en ellos es ciega. Si ganamos la Eurocopa, nuestro próximo hijo se llamará Vicente. 

Entonces, ¿no te molesta que me quiera pasar una noche "de conversación" con Llorente? Es porque tengo fe ciega en él, obvio. Lo próximo, si es que la emoción por el campeonato me permite centrarme en ello, será niña. Pero tranquilo, siempre te quedará la alegría por la Eurocopa. 

15).- Ahórrate expresiones como: "¡menos mal que la Eurocopa es cada 4 años!" o "¡menos mal que sólo dura un mes!". Estoy inmunizado a esas expresiones de mal gusto. Afortunadamente, contamos con el Mundial, la Liga, la Champions League, la Fórmula 1, las motos, el Tour de Francia, la Vuelta a España, Roland GarrosWimbledon, el Mundial de Atletismo, los JJOO de verano e invierno y los canales de deporte para rellenar ese gran vacío que deja la Eurocopa. 

Te felicito, al fin, un buen comentario. Ninguna referencia a la Europa League¡coño que somos madridistas! 

16. Sara Carbonero es una diosa. Si la llamo en sueños no te ofendas. 

Por fin vía libre, ¡Iker Casillas quiero un hijo tuyo, y sí, llámalo Vicente si quieres! No ofense. 

Fin.

martes, 5 de junio de 2012

Detalles de Zamora








lunes, 4 de junio de 2012

Puerta de la Traición

"Zamora no se gana en una hora". Todos a los que cuento que he pasado el fin de semana en Zamora capital me dicen lo mismo, a lo que yo pregunto ¿sabes por qué? Evidentemente, no. Y yo, hasta el sábado, tampoco. Pero gracias a nuestra guía gratuita de dos horas, y ya casi al final de la visita de la ciudad, pasé a ser un poco menos ignorante. Sólo un poco. 


Doña Urraca, hija de Fernando I, recibió a la muerte de éste el Señorío de Zamora. Un reparto que no gustó para nada a su hermano, Sancho II de Castilla (El Bravo), a quien le había tocado León, y no quedaba convencido. Decidió sitiar la ciudad para arrebatársela, situación que duró siete meses y que tuvo un final épico, de los que gustaban en la época. El Rey Sancho fue finalmente asesinado a traición por Vellido Dolfos, que le convenció de haber desertado y de ayudarle a entrar en la ciudad por una puerta secreta para ganarle la batalla a Doña Urraca. Esa puerta es la conocida como Puerta de la Traición y que a mí, personalmente y al margen de su misión en aquél momento, me encantó. En una parada, digamos técnica y humana del Rey, Vellido Dolfos le apuñaló por la espalda. 

Un acto poco honorable que consiguió que la ciudad se viese amenazada por la pérdida de honor que un caballero castellano dejó caer para los zamoranos que fueron, los que son y los que serán. Si querían limpiar su honor debían enfrentarse a este caballero, de cuyo nombre no puedo acordarme, y vencer en la batalla. Algo que consiguieron, quedándose así Zamora en manos de su Señora y con el honor intacto. Pero claro, todo esto duró más de una hora. De ahí, el refrán popular que todos conocemos. 

Y es que parece ser que las peleas por herencia entre hermanos no son cosa sólo de la post-modernidad. En la próxima testamentaría que llegue a mi mesa, voy a proponerles que decidan qué hermano es el malo, le sitien en su casa y se dediquen a batallear entre ellos, en vez de estar yo dividiendo los euros con cálculos propios y quesitos de reparto. Así, todo es más épico, histórico y divertido.

sábado, 2 de junio de 2012

Comentarios masculinos para la Eurocopa 2012 (Capítulo 2)

En continuación al primer capítulo sobre las advertencias masculinas que un amigo me envió la semana pasada en relación a la Eurocopa de junio de 2012, y que podéis leer aquí, no quiero dejaros a medias antes de que comience la aventura de nuestra Selección y la pasión se descontrole, si es que nos dan motivo para ello: 

6).- La nevera deberá estar llena de cervezas frías. Si vienen unos amigos a compartir unashoritas de fútbol, deberás estar contentas por su visita y no mirarles con cara de odio irracional. 

No te preocupes, que yo invito a los míos. A lo mejor ellos no se quedan sordos ni ciegos cuando me ponga el atuendo del punto 5, (leer aquí). 

7).- Si me ves molesto porque España va perdiendo, no me digas "no es para tanto" o "seguro que ganan". Sólo harás que me cabrée más. Si vas a corear un gol, asegúrate primero de que ha sido España quien ha marcado. Nuestros chicos suelen ir de rojo. En caso de duda, pregunta primero o analiza nuestra reacción: si saltamos gritando "goool" como posesos es buena señal. Anímate a corear los nombres de nuestros jugadores. Villa y Torres, suelen ser los que marcan goles, pero puedes documentarte en www.marca.com. 

Villa no le pienso gritar en mi vida, eso ya lo dejo claro desde aquí. A Torres sí, puede ser. El metió aquel gol que nos dio la anterior Eurocopa, siendo el culpable de la cicatriz de mi pierna por la consecuente celebración en la fuente de mi barrio. Además, su querida pierna también eliminó al Barcelona en semifinales no hace ni un mes. Pero no me hagas caso querido español, que yo no veo fútbol. Y asegúrate, por favor, de que tu camiseta tiene una estrella dorada encima del escudo, porque si no, estarás desfasado. Y lo retro en fútbol, a excepción de Zidane, no se lleva. 

8).- Puedes sentarte a ver un partido conmigo, pero no se te ocurra comentar cuánto de gusta éste o aquél jugador.  Los futbolistas no son "monos" o "guapos", son máquinas asexuadas de jugar a la pelota. Evita hacer cualquier comentario técnico si no entiendes. Ya te explicaré que es unfuera de juego en el intermedio o míralo en Internet. 

Querido español, dada tu condición sexual, sólo te fijas en las mujeres porque son "guapas" o "monas", y te limitas a ello cualquiera que sea su profesión. Yo en cambio, como mujer que soy, evalúo al chico de forma global. De ahí quizás mi problema para encontrar novio, que no se consigue un aprobado en la globalidad; o que acabe decidiéndome por: Xabi AlonsoÖzilDe GeaLlorente o el Pipa Higuaín. Y te aseguro que los hay más guapos y potentes. 

9).- Las repeticiones de los goles son muy, muy importantes. No importa si ya los vi antes, o si me los sé de memoria, los quiero ver de nuevo, muchas, muchas, muchas veces. Es como cuando tú sales de compras y te pruebas un vestido o unos zapatos. 

Opino lo mismo, pero esto se volverá en tu compra el día que tengas que acompañarme, porque lo verás a cámara rápida, lenta y con comentarios. Y en los descansos entre tienda y tienda, repetiremos. 

10).- Si un amigo nos invita a ver el fútbol, en el bar o en su casa, iremos sin dudarlo. No importa si nos llama un minuto antes de que empiece el partido. ¡Ah! y si no estás lista, no te espero, los partidos duran menos de dos horas y no hay margen de maniobra, ¡te quedas en casa! Si te das mucha prisa a lo mejor llegas a la segunda parte. No es importante lo que te pongas, no te vamos a mirar. 

Lista estaré. Acuérdate de mi sencillo atuendo del punto 5, la desnudez completa. Quien no esperará por tanto, seré yo. Y recuerda que antes del partido, viene la previa. Y si no estás, la veré (con ese mismo atuendo) con alguno de tus amigos. 

Continuará... 

viernes, 1 de junio de 2012

Letrada

Después de una semana que no le regalo ni al peor de mis lectores, una se ilusiona con cosas tan tontas como éstas. Aunque sí, un pequeño fallo. No soy Sra., soy Srta. Por mucho que la distinción esté desapareciendo a petición de todas esas mujeres que se hacen llamar feminisitas, y a las que les fastidiaba lo de "solteronas" o lo de pasar de una a otra por matrimonio. Yo seré siempre una Srta. y las feministas, en general, me parecen idiotas. Pero ese es otro tema.