martes, 4 de marzo de 2014

Si yo entregase los Oscar 2014


A estas horas ya no soy ni novedad ni pretendo serlo. Ayer me pidieron que escribiese sobre la Gala de los Oscar de este año y, aunque no reconoceré nunca que cuando me levanté a las 06:30h lo primero que hice fue encender el Ipad y comenzar a necesitar nuevas pestañas en el navegador; voy a comentaros mis apreciaciones. Siempre en desacuerdo con los miembros de la Academia del Cine Norteamericano. Pero ellos saben; yo no. Quede por delante que no he visto todas las películas candidatas, pero como no soy miembro de la Academia, tampoco tengo la obligación. Ni entradas gratis o invitaciones para hacerlo. Que a mí, se me iría el sueldo siendo parte del Jurado. 

Foto: El País
Tenía mucho interés en que, por una santa vez, mis opiniones fuesen escuchadas y diesen a El Lobo de Wall Street el galardón a Mejor Película. Primera en la frente. No es que no me gustase 12 Años de Esclavitud, porque me pareció muy bonita, pero me quedo con la primera. A las dos les sobran minutos, aunque de forma distinta: a la película de Scorsese le sobran escenas al completo, a la ganadora lo que le sobran son segundos en cada escena. De verdad, me quedaban claros los sentimientos de los personajes con un ángulo rápido, no necesitaba una panorámica de las facciones de cada uno durante tres minutos. Además, se hubiesen ahorrado mucho presupuesto en fisioterapeutas para los cámaras. Que de ahí supongo le dieron el galardón a la Mejor Producción a Brad Pitt. Aunque sabéis que nunca diré que no a un premio a este hombre. Lo siento, me tiene comprada.

En cuanto a los actores premiados, Jared Letto Matthew McConaughey, me reservo la opinión hasta que les vea en acción. Mi apuesta, obviamente, era para Leo Dicaprio como principal y Michael Fassbender como secundario, que se come la pantalla. Aunque no niego el poderío que haya podido mostrar McConaughey este último año, (yo misma le he odiado hasta el momento indio-apache de El Lobo de Wall Street; y sí, de vez en cuando lo imito por casa), mi odio hacia su persona no se ha disipado del todo y Dicaprio le lleva muchos años de ventaja en su relación conmigo. Lo siento. A él también le odiaba, y el la caarpeta clasificadora de Titanic la llevé al colegio porque me la regaló mi padre y porque la película me gustó, pero no porque él fuese santo de mi devoción. Ahora sí, defiendo que es un actorazo enorme. 

De acuerdo estoy con el galardón de Mejor Película de Animación para Frozen, que me ha parecido una buenísima película de Disney, que vuelve a los orígenes, a las princesas e historias de colores, canciones, vestidos, etc. (Tengo alma de princesa). Y a su Canción Original por Let It Go. En este caso, igual son mis primas las culpables de que me la sepa tan bien. En cierta forma, ha sido nuestra canción de Navidad. Con respecto a los guiones, no me siento con la sabiduría suficiente como para impugnar los premios, pero echaré un capote por La Gran Estafa Americana, con la que me reí mucho. Al igual que con Mejor Director para Alfonso Cuarón, porque estando Martin Scorsese entre los nominados, (¿este señor siempre está no?), es como un premio de consolación. Te lo dan para que no lo llamen el premio del monopolio, o para dejar descansar al genio con tanto discurso. Llegará el día que no sepa qué decir; dadle tiempo a reciclarse.

Con respecto a los premios que Gravity se ha llevado, todos ellos técnicos, no puedo opinar, puesto que no la he visto. Pero he de admitir que (seguramente) la Mejor Fotografía es suya, aunque cuando vi Prisioneros con mi madre ya se lo comenté, y con 12 Años de Esclavitud también. Que seguro eran candidatas. Con el premio a Mejor Actriz Principal pasa lo mismo que con el problema del Mejor Director: cuando tienes a Meryl Streep en frente, sabes que te lo dan (si te lo dan) porque no quieres que te acusen de favoritismo, pero siempre será la mejor. Otra cosa es que Cate Blanchett, independientemente de no haber visto Blue Jasmine, me parezca otra actriz estupenda. Con orejas puntiagudas y sin ellas. Para las Actrices Secundarias no voy a decir nada; el día que reconozcan el grave error de incluir a Jennifer Lawrence este año, empezaremos a comentarlo. Ahora, el Prada de la ganadora del galardón, Lupita Nyoing'O, sí fue el acierto de la noche.

Sí, soy consciente de que después de todo esto no querréis venir a ver una película conmigo. Vosotros os lo perdéis, porque consigo las entradas más baratas y además, os ahorro muchas calorías
devorando vuestras palomitas. Y si queréis seguir escuchándome, pasamos a comentar el motivo de que Pe presentase un premio junto a De Niro, y la cara que se le debió quedar a éste cuando se enteró de quién iba a ser su acompañante. Misterios de la vida, como el por qué del Big Ban. El año que viene, me apunto al selfie.

Foto: El País

1 comentarios:

Anónimo dijo...

Un punto de vista interesante el tuyo, aunque sólo esté de acuerdo con algunos detalles. La Cate ha realizado un gran trabajo en Blue Jasmine y, Meryl Streep es una de las mejores, pero, como al Madrid, algunas tardes no son tan buenas, es casi perfecta, pero es humana.